Cervezas Alpujarra es una empresa con dos años de vida, situada en plena comaraca de la Alpujarra, que elabora cervezas artesanales absolutamente naturales, sin productos ni procesos industriales que alteren la pureza y calidad del agua granadina o modifiquen los sabores de las materias primas empleadas.

Una empresa nacida en la Alpujarra

La empresa nació de un grupo de amigos y familiares aficionados a la elaboración de cerveza casera que decidieron profesionalizarse y crear este proyecto empresarial. En diciembre de 2013 adquirieron un local y maquinaria en Orgiva, en plena comarca de la Alpujarra, y meses después comenzaron a elaborar los primeros lotes de cerveza. A día de hoy cuentan con dos distribuidoras que reparten el producto en Granada y Guadix. También venden directamente en la fábrica para la zona de la Alpujarra y cualquier visitante que desee acercarse.

Si hay algo que destaca en sus cervezas es la calidad de los productos que utilizan en su composición. El agua con el que la elaboran es de Sierra Nevada y trabajan para que todos los componentes sean autóctonos y sin elementos extraños añadidos. Su cerveza es muy refrescante y con un sabor maltoso idóneo para cualquier momento del día.

Su colaboración con Granada Sabores

En Granada Sabores venderán su producto estrella: Alpujarra Amber Ale. Cerveza tostada con equilibrado sabor entre las 4 maltas y los dos lúpulos intervinientes en su proceso de elaboración. Aunque en los próximos meses anunciarán nuevas cervezas en las que ya trabajan.

La empresa, con presencia en Facebook y Twitter, espera encontrar en Granada Sabores “un medio de aprendizaje y gran promoción comercial y social”.

Al consultarles a qué les sabe Granada, su respuesta, como no podía ser de otra forma, hace referencia a la región en la que trabajan:

“Sobre todo a Alpujarra. Soy un fanático de la comarca y aprecio mucho las tradiciones de la zona: el olor a chimenea con los productos que se hacen en ellas, principalmente embutidos y chacinas, carnes braseadas y platos típicos como las migas, tanto de pan como de harina, con el típico olor a pimento, a potajes de hinojo, hierbas aromáticas silvestres usadas en cocina como el tomillo, orégano y romero; y los ricos postres de siempre: pestiños o gachas.”