17 Sep

Si hay una receta fetiche para los amantes de la carne es la del Steak Tartar, una receta con origen desconocido y con varias teorías sobre su creación, que consiste en tomar la carne cruda aderezada. Por eso es por lo que para los amantes de la carne se trata de los platos más suculentos que se pueden tomar, porque atesora toda la esencia de la misma.

Pero tiene un requisito indispensable y es el de la calidad de la carne, puesto que se trata de carne que vamos a consumir en crudo. En Granada tenemos la suerte de disfrutar de la carne de ternera pajuna, una raza autóctona de Sierra Nevada que resulta exquisita para su consumo. Para el steak tartar hemos puesto solomillo de ternera pajuna de Cárnica Luján, que podéis encontrar en el Merca80, el mercado de abastos del Zaidín o también podéis comprar a través de su tienda online.

Uno de los ingredientes del steak tartar es el AOVE, y para esta ocasión hemos usado el de Inena, en una edición especial de sus botellas conmemorativas de la Villa Romana de Salar. La verdad es que son preciosas, y además contienen un Aceite de oliva virgen extra ideal para este tipo de platos.

Y una gran receta como ésta debe estar maridada con un gran vino, y para esta ocasión he elegido el nuevo de Bodegas Muñana, el 1188, un vino 100% Tempranillo criado seis meses en barrica de roble francés.  Un vino cuya nota de cata es la siguiente: color rojo granate. Aromas a frutos rojos, especiados, torrefactos, y fondo balsámico. En boca resulta expresivo, glicérico, con acidez bien integrada, fondo especiado y final persistente.

INGREDIENTES:

  • 300 gr. de solomillo de ternera pajuna de Cárnicas Luján
  • 1 cucharada de AOVE Inena
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Una cucharada de mostaza
  • Un trozo de cebolleta
  • 10 pepinillos en vinagre
  • Una cucharadita de alcaparras
  • 1 yema de huevo
  • Perejil fresco

 

PREPARACIÓN:

La carne debemos cortarla a cuchillo, puesto que de otra forma se resecaría. Y es super importante prepararlo justo en el momento que vamos a servir. Por lo que vamos cortando la carne en trocitos pequeñitos, quitando la fibra blanca que pudiera tener. Añadimos a un bol, salpimentamos al gusto.

Picamos el perejil,  la cebolleta, los pepinillos y las alcaparras. Añadimos a la mezcla. Por último, añadimos la mostaza y el aceite. Mezclamos bien.

La yema de huevo podéis ponerla encima en su presentación o añadirla directamente a la preparación como hago yo. Una vez que esté todo impregnado usamos un aro de emplatar para presentar, introduciendo en el mismo, y quitándolo después.

El acompañamiento tradicional de steak tartar son unas rebanadas de pan tostadas.

Servimos acompañados de las tostas de pan y del vino.

Espero que disfrutéis tanto de este plato como lo hacemos nosotros en casa.

Lidia de la O.