Este es uno de esos platos que sorprenden sobremanera, el conjunto es realmente delicioso, lleno de matices y sabores. A los champiñones normalmente se le da otros usos culinarios, pero os aseguro que el de hoy es uno de los mejores, y si no ya veréis.

Empezamos por el aceite de oliva virgen extra que hemos usado, que es el gran protagonista del plato porque le imprime un sabor muy peculiar. Se trata del AOVE de O-MED ahumado con hueso de aceituna. Todo empieza con la variedad arbequina, recogida en el punto de maduración óptimo. De ésta, se obtiene también el hueso, que se incinera para ahumar el aceite con el hueso de aceituna, el cual le aporta un sabor dulce inigualable. Sólo se usan los primeros humos en frío para obtener los aromas y sabores más frescos. El aceite de la variedad Arbequina combina a la perfección con el toque de humo obtenido por el hueso. El resultado es un aceite armónico, con notas dulces y toques a vainilla y caramelo.

Y completa el plato otro ingrediente muy importante, los pistachos, que en esta ocasión los hemos puestos de  Frutos Secos EYMA, que siempre nos traen la mejor de las calidades en toda la gama de productos que nos ofrecen desde Gójar.

INGREDIENTES:

  • 8 champiñones medianos
  • Un puñado de pistachos de Frutos Secos Eyma
  • AOVE O-MED ahumado al humo de hueso de aceituna
  • Sal
  • Pimienta
  • Un poco de queso rallado (podéis poner cualquiera de los que tenemos en Sabor Granada)

PREPARACIÓN:

Limpiamos y cortamos los champiñones en láminas bien finitas con la ayuda de un cuchillo bien afilado o con la ayuda de una mandolina. Disponemos sobre la fuente de servicio de forma ordenada y vistosa. Rociamos con una cantidad generosa de AOVE, salpimentamos y dejamos durante una media hora más o menos en el frigorífico para que tome todo el sabor.

Pelamos los pistachos y machacamos groseramente con un mortero, añadimos al carpaccio. Rallamos un poco de queso y también disponemos por encima.

Servimos inmediatamente.

Lidia de la O.