El bizcocho es muy versátil en cuanto a ingredientes se refiere, se hace casi de cualquier cosa: frutas, verduras, bebidas….. Y en esta ocasión he querido prepararlo con ginebra. La ginebra me da mucho juego en la cocina puesto que la uso tanto en recetas dulces como en saladas, y, claro está, para tomar un Gin Tonic, que de vez en cuando también apetece, claro. El bizcocho va coronado con un glaseado de limón y con unas frambuesas y unas hojas de hierbabuena, para darle más frescor a un bizcocho que ya, por sus ingredientes, lo es.

De nuevo hemos usado una de las ginebras más emblemáticas de Granada, la Gin Zarí, una ginebra totalmente transparente y cristalina, en boca es una ginebra seca, dulce y con un retrogusto picante, y en la misma se aprecian aromas cítricos y florares. En definitiva, una gran apuesta al mundo de las ginebras de parte de la farmacéutica Patricia Gijón, alma máter de esta gran ginebra.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • Para el bizcocho:
  • 3 huevos
  • 180 gr. de azúcar
  • 1 yogur natural
  • Ralladura de un limón
  • 50 ml. de ginebra Gin Zarí
  • 25 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 200 gr, de harina
  • 8 gr. de levadura química
  • Para el glaseado:
  • El zumo de 1 limón
  • 120 gr. de azúcar glass
  • Para la decoración:
  • Frambuesas frescas
  • Unas hojas de hierbabuena

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180 grados y mientras preparamos la masa del bizcocho. Para ello batimos con una batidora, a ser posible de varillas, el azúcar junto con los huevos hasta que blanqueen. Añadimos el yogur, la ralladura del limón, la ginebra y el aceite y seguimos batiendo. Por último añadimos la harina  y  la levadura tamizadas e integramos con una espátula.

Engrasamos un molde con mantequilla y harina o con spray desmoldante (mi molde era rectangular) y vertemos la mezcla, dando unos golpes sobre la encimera para que la masa se distribuya correctamente dentro del molde.

Horneamos durante unos 40 o 45 minutos, o hasta que al pinchar con una brocheta en la masa, ésta salga limpia.

Sacamos y después de 10 minutos desmoldamos. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Después preparamos el glaseado, batiendo bien el zumo del limón con el azúcar glass tamizado.

Ponemos el bizcocho sobre una rejilla y vamos vertiendo el glaseado sobre el bizcocho. Cuando se haya esparcido caprichosamente por encima del bizcocho decoramos con unas frambuesas frescas y con unas hojas de hierbabuena.

Y disfrutamos de un trocito acompañado de nuestra ginebra.

Espero que os haya gustado.

Lidia de la O.