Cuando veáis qué fácil se preparan estos canutillos de hojaldre no os lo vais a creer. Sólo necesitaréis unos conos de acero o aluminio para hacerlos, que los podéis encontrar fácilmente en tiendas de menaje de cocina. La crema pastelera casera tiene un sabor especial, lo que hace realzar aún más el sabor de estos canutillos rellenos de hojaldre.

INGREDIENTES PARA LOS CANUTILLOS DE HOJALDRE RELLENOS DE CREMA PASTELERA:

  • 1 lámina de hojaldre rectangular
  • 4 yemas de huevo de Huevos Garrido
  • 250 ml. de nata
  • 250 ml. de leche entera de Los Pastoreros
  • 150 g de azúcar
  • Un palo de canela
  • La cáscara de un limón
  • 40 g de maizena
  • 1 huevo batido para pintar los conos
  • Azúcar glass para decorar

Hemos puesto en su elaboración leche fresca entera de Los Pastoreros, “leche natural, leche de verdad” como dice su eslogan. La Cooperativa Los Pastoreros, de Fuentevaqueros, lleva 60 años ofreciéndonos sus productos: leche fresca, queso fresco, requesón, miel…. 60 años de andadura donde han sido premiados con un sinfín de galardones por su buen hacer. Su leche entera se produce en su propia granja y pasa por un control por técnicos veterinarios para conseguir la máxima calidad. Pasterizada, higienizada y homogenizada en sus mismas instalaciones con sus propios medios en diferentes tipos de envases.

Los huevos que he usado para la receta son los huevos ecológicos de Huevos Garrido. Son huevos de Categoría A procedentes de explotaciones ecológicas, donde los animales cuentan con espacios libres, disponiendo de patios y zonas de pastoreo. En ellos los animales satisfacen sus necesidades fisiológicas y de comportamiento. La alimentación de las gallinas está basada en productos obtenidos bajo la normativa de producción ecológica vigente, así como el uso de aditivos y coadyuvantes tecnológicos autorizados para la fabricación de piensos ecológicos.

 

PREPARACIÓN DE LOS CANUTILLOS DE HOJALDRE RELLENOS DE CREMA PASTELERA:

 Hacemos tiras de de hojaldre de un centímetro de ancho con la ayuda de una regleta y un cortapizzas, también podéis hacerlo con un cuchillo y sin regleta, a ojo.

Con ellas se forran los moldes dándole la forma de cono.

Cuando se tienen todos formados, se pincelan con huevo batido y se hornean a 180 grados hasta que están dorados. Se dejan enfriar y se desmoldan con cuidado para que no se rompan

Mientras tanto se prepara la crema pastelera: Se pone a calentar la nata y la leche (menos un vasito) con el palo de canela, la cáscara de limón y el azúcar. En el vasito de leche fría que se ha reservado, se disuelve la maizena. Cuando la leche empieza a hervir, se retira la canela y la cáscara de limón, se añaden las yemas y se bate enérgicamente.

Se incorpora la maizena disuelta en la leche y se vuelve a poner a fuego lento, procurando que no llegue a hervir y batiendo hasta conseguir el espesor deseado. Se mete en una manga pastelera (yo lo meto en una bolsa de las de congelación, y luego le corto una puntita, para mí es más cómodo que con la manga) y se deja enfriar.

Cuando la crema se ha enfriado, se rellenan los conos con la ayuda de la manga pastelera (o bolsa), y antes de servir, se espolvorean con azúcar glass.

Es una idea genial para sorprender a todos y compartir en un buen café con un dulce casero.

Lidia de la O.

Atrapada en mi cocina.