Declarada ya oficialmente la época de los excesos navideños tenemos que quedarnos con un reconstituyente natural, el consomé navideño se ha convertido en el contrapunto a todos los platos calóricos. Y lo servimos en muchas de nuestras comidas para contrarrestar. Además viene ideal para los días de mucho frío porque nos da la vida, para mí es una auténtica medicina natural. Aunque muchas veces no sabemos qué hacer con los “arreos” con los que los preparamos: carnes, verduras….., por lo que en esta ocasión he querido enseñaros lo que hago yo con ellos, unas coquetillas exprés, que no necesitan ni bechamel, y que las preparamos mientras se termina de hacer el consomé.

Para la elaboración del consomé uno de los ingredientes básicos es un hueso salado, y para ello disponemos en Sabor Granada los de Salazones Cárnicos Joaquín Álvarez García, que desde 1995 se dedican en exclusiva a la elaboración de huesos salados de canilla de cerdo. Su presentación en varios formatos ya es una ventaja, sobre todo los individuales en bolsitas independientes, una forma muy higiénica de conservar los huesos, huesos que no sólo usaremos para cocidos y consomés, sino que también enriquecen otro tipo de platos como pastas, cremas, purés, risottos, etc….

En la elaboración del consomé hemos puesto también vino blanco, concretamente el vino blanco de Los Pedros de Bodegas Carayol y Castellar, vino elaborado con uva gordal y macabea, de gran brillantez y ligeros reflejos verdosos, que presenta aromas frescos y frutales. De sobra ya conocéis la bodega, y Pedro e Inma desde Galera, además de sus fantásticos vinos espumosos, nos traen variedades de blancos y tintos con una relación calidad-precio estupenda.

Y de una bodega pasamos a otra bodega de la provincia. El consomé una vez terminado va enriquecido (ésto es opcional, porque para niños no se lo pondremos) con un vino semidulce, Vino de uva sobremadura de la Bodega Cuatro Vientos.

 

La bodega Cuatro Vientos es muy conocida en todo el territorio nacional por su vino Malafollá, pero además de ser un gran vino, junto con el resto que tiene la bodega, no podemos dejar de visitar este auténtico santuario en Murtas. La visita a la bodega para los amantes del vino es de obligado cumplimiento. Desde la carretera nos encontramos con unas majestuosas instalaciones que sólo abren boca para lo que vendrá después. Un museo totalmente interactivo donde podremos pasarnos el día entero. Las instalaciones se completan con un mesón, restaurante, unas instalaciones exteriores espectaculares para cualquier tipo de evento y además con un museo de labranza. Un sitio idílico para pasar un día en familia. Os dejo unas fotos de mi visita de la semana pasada a la bodega.

Y ahora vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • Para el consomé:
  • 2 puerros
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 300 gr. de morcillo de ternera
  • 1 hueso fresco de ternera
  • 1 hueso salado de canilla de cerdo de Salazones Cárnicos Joaquín Álvarez García.
  • 1 cuarto trasero de pollo
  • 150 gr. de falta de ternera
  • 150 ml. de vino blanco Los Pedros Tres Generaciones de Bodegas Carayol y Castellar
  • 1 rama de perejil
  • Para terminar el consomé: Vino de uva sobremadura de Bodegas Cuatro Vientos
  • Para las croquetas de cocido:
  • Las carnes y verduras usadas para el consomé
  • 2 huevos batidos
  • 300 gr. de pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra para freírlas

PREPARACIÓN:

Limpiamos las carnes y las colocamos en la olla, también añadimos los huesos. Añadimos las verduras limpias y sin trocear. Añadimos 2 litros de agua y el vino blanco. Ponemos un poco de sal (al final de la cocción rectificaremos de sal). Llevamos a ebullición, y vamos quitando las grasas e impurezas que puedan salir a la superficie. Inmediatamente bajamos el fuego y dejamos a fuego bajo (3 o 4 de la vitrocerámica) durante unas dos horas.

Pasado este tiempo sacamos las verduras y las carnes, y colamos el caldo, dejamos a fuego bajo una media hora más. Y después apagamos, dejamos enfriar un poco para que de nuevo la grasa e impurezas salgan a la superficie y podamos retirar fácilmente.

Mientras tanto desmenuzamos las carnes y trituramos junto con la zanahoria, puerros y cebolla. Añadimos al vaso de la trituradora un poco de caldo del consomé para compactar la masa.

Inmediatamente vamos haciendo bolas con la masa y depositando en un plato. Una vez que estén todas hechas vamos pasando por huevo batido y por  pan rallado.  Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y freímos hasta que estén doradas. Sacamos y dejamos escurrir el exceso de aceite sobre papel absorbente.

Calentamos el consomé y servimos acompañado de las croquetas. Echamos un chorreón de vino semidulce para los adultos y para los niños no le ponemos nada, aunque también podréis ponerle una yema de huevo cruda para enriquecerlo.

Lidia de la O.