En casa la carne de cordero es una de nuestras favoritas, y siempre que podemos preparamos algún plato con ella. En esta ocasión la receta es de una paletilla de cordero con miel y mostaza. Queda realmente deliciosa, incluso con una guarnición sencilla como la de patatas y cebolla. Probad a hacerla y ya me decís.

Y es que esta semana se celebra la feria del cordero segureño en Huéscar, dando un giro a la tradicional feria y adaptándose a las nuevas circunstancias que ha generado la pandemia, con unas jornadas técnicas, una subasta de la raza ovina segureña y además de otras actividades, degustación el viernes y sábado en los restaurantes de recetas elaboradas con cordero segureño. La IGP del cordero segureño es uno de los organizadores del evento, apostando por poner en valor todas las bondades de su producto.

Uno de los ingredientes que nunca falla en nuestras recetas en un buen AOVE, y en esta ocasión no iba a ser menos, por lo que hemos usado el Molino de la Calzada, un exquisito coupage resultado de la selección de las variedades Arbequina, Picual y Lucio, conseguida a través de un delicado análisis sensorial. Un aceite de oliva virgen extra de extracción en frío muy equilibrado y con sugerentes matices que le aportan una identidad de carácter propio.

 

Y además hemos puesto una miel de castaño de Al-Andalus Delicatessen, una empresa de tradición familiar. Fue fundada en 2002, con la idea de recuperar y elaborar los productos típicos de La Alpujarra. La miel de castaño tarda más en cristalizar que otras mieles y además mejora la circulación sanguínea.

 

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 paletilla de cordero de IGP Cordero Segureño
  • Dos cucharadas de miel de castaño de Al Andalus Delicatessen
  • 3 cucharadas de mostaza
  • Aceite de oliva virgen extra de Molino de la Calzada
  • Sal
  • Pimienta
  • 3 o 4 patatas
  • 1 cebolla
  • Hierbas aromáticas al gusto

 

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será preparar el aderezo para el cordero, para ello emulsionamos 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra con la mostaza y la miel, salpimentamos. Una vez que todo esté bien integrado pintamos generosamente la paletilla de cordero con la mezcla, dejando cantidad para volver a pintar a media cocción.

Precalentamos mientras el horno 200 grados.

Mientras se calienta el horno preparamos la guarnición de la paletilla. Lavamos bien las patatas y las cortamos, sin pelar, en gajos no muy grandes. Disponemos sobre una bandeja de horno o fuente para hornear, añadimos la cebolla cortada en juliana por encima. Salpimentamos, añadimos un hilo de aceite de oliva virgen extra. Hacemos un hueco entre las patatas para acomodar la paletilla. Añadimos por todo el conjunto hierbas aromáticas al gusto.

Introducimos en el horno durante unos treinta o cuarenta minutos (depende del tamaño de la paletilla). Y cuando veamos que está dorada damos la vuelta, pintamos de nuevo con la mezcla de miel y mostaza y dejamos que se dore por el otro lado, el tiempo que sea necesario, otra media hora o cuarenta minutos más (de nuevo repito que depende del tamaño, la mía era pequeña)

Servimos acompañada de la guarnición de patatas y cebolla.

Espero que lo disfrutéis.

Lidia de la O.