Siempre solemos asociar las galletas a algo dulce, pero las galletas también existen en su versión salada, y además están muy ricas también, y lo mismo sirven para tomarlas solas, acompañadas de algún paté o con alguna mermelada. Pues bien, en esta ocasión la hemos preparado con queso de cabra y orégano, y la hemos acompañado de una mermelada de pimiento asado que combina a la perfección.

Tanto el queso como la mermelada los elabora la empresa La Venta del Chaleco, de Lanjarón. Una quesería que además de elaborar quesos de cabra, oveja o vaca también elabora una línea de mermeladas gourmet para maridar con sus quesos. Podéis encontrar su tienda en Lanjarón, en la puerta a La Alpujarra granadina. Y sus quesos han sido premiados en certámenes nacionales e internacionales, como el que hemos usado para elaborar la receta de hoy, Torta de cuajo vegetal, un queso de cabra que en 2018-2019 consiguió medalla de oro en la World Cheese Awards, uno de los más prestigiosos premios a nivel internacional.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES (para unas 20 galletas aproximadamente):

  • 150 gr. de queso Torta de Cuajo Vegetal de La Venta del Chaleco
  • 150 gr. de harina
  • 50 gr. de mantequilla ablandada (sacaremos unas horas antes de la nevera)
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de orégano seco (y algunas hojitas de orégano fresco si tenéis para decorar)
  • Mermelada de pimiento asado de La Venta del Chaleco

PREPARACIÓN:

Rallamos el queso y reservamos. Mezclamos la harina junto con la mantequilla ablanda, amasando con las manos, añadimos el queso, la yema de huevo y el orégano. Y seguimos amasando con las manos, pasamos después a la encimera con un poco de harina sobre ella, y hacemos una bola con la masa, envolvemos en film transparente y llevamos a la nevera una hora para que endurezca la masa.

Pasado este tiempo precalentamos el horno a 180 grados. Sacamos la masa de la nevera y ponemos entre dos papeles vegetales. Estiramos con un rodillo dejando un grosor aproximado de medio centímetro y cortamos con un cortapastas redondo (el mío de 6 cm. de diámetro) las galletas, vamos depositando en la bandeja de horno, sobre papel vegetal. Cuando no se pueda cortar más volvemos a amasar la masa restante y a cortar, así hasta acabar con toda la masa. Añadimos unas hojitas de orégano seco o fresco sobre cada galleta y horneamos de 15 a 18 minutos o hasta que estén doradas.

Sacamos y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla. Una vez frías servimos acompañadas de una cucharadita de mermelada de pimiento asado.

Podéis guardarlas en una lata durante varios días, aunque están tan ricas que os las quitarán de las manos.

Feliz fin de semana.

Lidia de la O.