Hace unos meses en las Primeras Jornadas Gastronómicas de Montillana, dedicadas a nuestro poeta más universal, Federico García Lorca, tuve el placer de elaborar un show cooking con tres recetas dedicadas al poeta granadino. Una de las recetas que preparé, relacionado con la época de Lorca en Nueva York, fue este hot dog o perrito caliente tan típico de la ciudad neoyorquina con ingredientes muy nuestros. Hemos sustituido la salchicha tipo Frankfurt por una salchicha de pollo hecha a la plancha con un poco de AOVE de nuestra tierra.  El típico bollito para hot dog lo hemos cambiado por unos bollitos de Viena muy especiales,  hemos acompañado con queso de La Alpujarra y con espárragos verdes de Huetor Tájar, además de un delicioso chutney de calabaza. Y todo ello maridado con un vino de Granada, por lo que, en definitiva, se trata de un perrito caliente  “made in Sabor Granada”.

Los bollos usados para la receta son unos riquísimos bollos de Viena algo más grandes de lo habitual y riquísimos, elaborados para Panadería Molino de Motril. Una panadería con más de 50 años y en donde trabajan de forma artesanal  para elaborar productos de panadería y pastelería de primera calidad, de la que podemos disfrutar en alguno de sus nueve despachos.

El AOVE que hemos usado para la receta es el Picual & Lucio de Molino de la Calzada de Roldán Oliva, cinco generaciones que, a lo largo de más de 120 años, han convertido la antigua almazara en una fábrica de última tecnología, que preserva la tradición y calidad pero que deja paso a la modernidad para conseguir los mejores aceites. Hoy en día,  la almazara cuenta con la más moderna tecnología para posibilitar la obtención de unos aceites de la mejor calidad y con una gran capacidad de producción para atender las exigentes demandas de clientes en cualquier mercado internacional.

Para la receta hemos usado espárragos de Huetor Tájar,  el Consejo regulador de la indicación geográfica protegida del  espárrago de Huetor Tajar protege a uno de los emblemas más característicos de la gastronomía granadina y de característica únicas, “nacidos en la Sierra y criados en la vega”. Estos espárragos tienen unas características especiales que convierten cualquier receta elaborada con ellos en un manjar exquisito.

El queso usado para el perrito es un queso de cabra Campero elaborado con leche cruda de cabra de la empresa Venta del Chaleco  de La Alpujarra, concretamente de Lanjarón. Elaboran productos de calidad, libres de aditivos, colorantes, conservantes o recubrimientos plásticos en la corteza. Y su buen hacer se ha visto reconocido al conseguir varios premios a nivel nacional y mundial. Elaboran demás una línea de mermeladas gourmet para maridar con sus quesos, todas igualmente caseras y libres de aditivos.

Acompañando a la salchicha, al queso y a los espárragos, el interior del hot dog se completa con un delicioso chutney de calabaza de la empresa Plain & Simple, de Deifontes.  Aunque ya por aquí han ido desfilando varios chutneys de la marca,  incluso éste, no me canso de recomendar este producto pues realmente le aporta tanto a una hamburguesa o a un perrito caliente que me encanta.

Y de Deifontes, también traemos el vino para maridad nuestro particular perrito. Se trata del vino Prado Negro de Bodegas Fontedei. Un coupage de una Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon y Garnacha, añada de 2014 y que ha permanecido en barrica de roble francés durante 14 meses. Un vino que no para de sumar premios.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • Panecillos de Viena de Panadería Molino
  • Salchichas frescas de pollo
  • AOVE variedad Picual & Lucio de Molino de la Calzada
  • Espárragos de Huetor Tájar
  • Queso de Cabra Campero de Venta del Chaleco
  • Chutney de Calabaza de Plain & Simple
  • Vino Prado Negro de Fontedei para maridar
  • Un poco de sal gorda para los espárragos

PREPARACIÓN:

Calentamos bien una plancha y ponemos unas cucharadas de AOVE, en una parte vamos cocinando las salchichas y en la otra vamos cocinando los espárragos, a los que les ponemos un poco de sal gorda.

Mientras tanto vamos preparando el panecillo, abrimos y untamos el panecillo con chutney de calabaza e introducimos unas lonchas de queso. Una vez que estén preparados las salchichas y los espárragos introducimos dentro, completando nuestro hot dog (depende del tamaño del panecillo, yo he puesto dos salchichas y dos espárragos por panecillo).

Servimos acompañado de una copa de Prado Negro.

Del 8 al 11 de abril podéis disfrutar de alguna de éstas y de otras más empresas de la marca Sabor Granada en el Salón del Gourmet de Madrid, por lo que si estáis por allí pasaros a conocer sus productos.

Lidia de la O.