15 May

La Costa Tropical Granadina es mi tierra, y concretamente Salobreña, y si alguna vez habéis estado por aquí en verano seguro que habéis probado la leche rizada. Junto con nuestros frutos tropicales, nuestras famosas espichás y nuestras migas de sémola, nos encontramos con que el postre helado por excelencia es la leche rizada. Y es que un verano sin leche rizada no es un verano. Podéis encontrar la leche rizada en la mayoría de las heladerías de Salobreña o Motril, y disfrutar de ellas. Si no podéis acercaros en estos momentos os ofrezco la forma de hacerla en casa. Ya me diréis qué os parece.

La leche es la protagonista de esta receta, y en esta ocasión hemos usado para la preparación de la leche rizada la leche entera de Puleva. La empresa granadina es una de las diez marcas preferidas entre los consumidores españoles, y es que su trayectoria de más de 60 años avalan una empresa referente en el sector lácteo español.

 

INGREDIENTES (para 4 vasos como los de la foto):

  • 1 litro de leche entera Puleva
  • 220 gr. de azúcar
  • 1 rama de canela
  • Canela molida para espolvorear

PREPARACIÓN:

Para la elaboración de la leche rizada necesitamos una batidora potente o robot tipo Thermomix. En caso de no tener ninguna podremos hacerlo con una batidora de brazo de las de toda la vida, pero debéis tener en cuenta que nos va a costar algo más de trabajo. Pero si tenéis una batidora de vaso tipo americana será ideal, o una picadora también nos va a valer. Si tenemos heladera también será estupendo, aunque entonces varía un poco la elaboración. Os explico todo bien.

Y en cuenta a la elaboración es sumamente sencilla. Os cuento, pondremos en una olla a calentar la leche, el azúcar y la rama de canela. Cuando llegue a ebullición retiramos del fuego y tapamos, dejamos infusionar durante una media hora (para que tome todo el sabor de la canela).

Pasado este tiempo tenemos que congelar la mezcla, pero antes la colamos. Lo ideal para congelarla es hacerlo en las bolsitas especiales que hay para hacer cubitos o en cubiteras de las de andar por casa. Cuanto más pequeño sea el envase donde congelamos más fácil nos será triturar después y que la mezcla sea cremosa. Podéis congelar también en pequeños tápers, y así ir sacando según lo necesitéis.

Las horas de congelado dependerán del tamaño, de nuevo. Si congeláis toda la mezcla junta necesitaréis más de doce horas (aunque sólo os recomiendo hacer esto si tenéis Thermomix, porque si no será muy complicado triturar después).

Una vez que esté congelada toca triturar en la Thermomix, batidora o picadora. Si veis que os cuesta hacerlo podéis añadir un poco más de leche fría. Y si trituráis en la Thermomix lo haréis a velocidad progresiva 5-7-10, hasta que veáis que la mezcla es cremosa.

Servimos inmediatamente y añadimos canela molida por encima.

Pero si lo que tenéis es una heladera después de infusionar la mezcla no la congelaréis, sino que la meteréis en la nevera un mínimo de cuatro horas. Después de esto mantecaremos con la heladera según las instrucciones de vuestro modelo. Y servimos acompañada de canela molida

De cualquier forma, está muy rica.

Lidia de la O.