No os engañéis por el título de la receta, no son unas magdalenas para acompañar un café, sino que estas magdalenas de queso y romero son unas magdalenas saladas para acompañar con un vino y una cerveza. Es una idea genial tanto para la cena, también para la merienda o para una comida de picoteo. Quedan estupendamente presentadas de forma individual y además tienen un sabor delicioso.

INGREDIENTES PARA LAS MAGDALENAS DE QUESO Y ROMERO:

  • 200 gr. de queso de cabra semicurado de Quesos Vico
  • 200 gr. de harina
  • 8 gr. de levadura química
  • 200 ml. de leche semidesnatada Puleva
  • 2 huevos
  • 100 gr. de pechuga de fiambre de pechuga de pavo
  • Sal
  • Pimienta
  • Unas ramitas de romero fresco

Desde Galera nos llega un queso semicurado de cabra delicioso, ideal para tomar solo simplemente o para introducirlo en este tipo de preparaciones donde engrandece la receta.  Y es que en Queso Vico se dedican a la elaboración artesanal de quesos de cabra con leche cruda. Una idea de elaborar quesos que surgió como complemento a los alojamientos turísticos que hay en el complejo de la quesería.

Y la leche que le hemos puesto a las magdalenas es de sobra conocida, hemos puesto leche semidesnatada Puleva. Puleva A+D semidesnatada es fuente de Vitamina D aportando una parte de tus necesidades diarias en cada vaso de leche. Una vitamina que ayuda a favorecer la absorción de calcio a nivel intestinal, así como la formación y mantenimiento de los huesos.

PREPARACIÓN DE LAS MAGDALENAS DE QUESO Y ROMERO:

Precalentamos el horno a 180º y mientras tanto preparamos la masa. Para ello rallamos el queso y reservamos. Cortamos la pechuga de pavo en trozos no muy grandes. Batimos los huevos con un batidor de varillas manual. Después añadimos la leche y seguimos batiendo. Añadimos la pechuga de pavo e integramos. Después el queso rallado y seguimos batiendo. Añadimos la harina poco a poco y seguimos batiendo con el batidor. Por último, añadimos el romero y salpimentamos. Mezclamos todo bien.

Con la ayuda de una cuchara para helados vamos rellenando cápsulas de papel de magdalenas que previamente habremos introducido en un molde rígido para magdalenas. Distribuimos la misma cantidad entre las doce cavidades.

Llevamos a la nevera mientras se sigue calentando el horno (unos 15 minutos más o menos).

Después introducimos en el horno de 25 a 30 minutos, o hasta que veamos que las magdalenas ya están doradas.

Las podemos comer calientes, templadas o también frías. Realmente están deliciosas de todas las maneras.

Y espero que disfrutéis de esta receta este fin de semana.

Lidia de la O.

Atrapada en mi Cocina.