Si la semana pasada os enseñaba a preparar la leche rizada y os comentaba que era típico de nuestra costa granadina, hoy también os traigo otra receta que es un emblema de nuestra gastronomía, las migas de sémola.  Pocos platos gustan tanto a grandes como a pequeños, a los niños les encanta comer su platito de migas acompañado de su pescaito frito y a los mayores igual. Es una de las tapas estrella de nuestros chiringuitos, y que hoy os enseño a preparar en casa.

De nuevo para esta receta el AOVE usado tiene que ser de gran calidad, como el de Hechizo Andaluz, variedad picual, y que además de para guisos o ensaladas también está aconsejado su uso para frituras. Con él también hemos frito los boquerones y las bacaladillas.

Y hemos acompañado las migas con un vino blanco bien fresquito que es lo que va apeteciendo ya, y en esta ocasión ha sido el Marqués de la Contraviesa Vijiriega, de bodegas Cuatro Vientos. Esta variedad autóctona de la comarca vitivinícola Contraviesa Alpujarra, es una uva que permite un juego en su elaboración con resultados muy apreciables, tanto en fermentaciones normales, en barrica o segunda fermentación en botella.

INGREDIENTES (para cuatro o cinco raciones):

  • 500 kg. De sémola de trigo especial para migas
  • 650 ml. de agua aproximadamente
  • 5 dientes de ajo
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra Hechizo Andaluz
  • Un puñado de sal
  • Para acompañar:
  • Sardinas asadas
  • Pescado frito: boquerones y bacaladillas
  • Para maridar:
  • Vino blanco Marqués de la Contraviesa Vijiriega

PREPARACIÓN:

Ponemos a calentar en una sartén honda tipo perol el aceite junto con los ajos (yo los pongo con la piel y todo), y cuando empiecen a dorarse los ajos añadimos el agua y la sal, y dejamos a fuego medio hasta que comience a hervir.

Entonces añadimos la sémola poco a poco y vamos removiendo con una espátula o cuchara de madera, las iremos removiendo a fuego medio bajo unos quince o veinte minutos, hasta que vayan quedando sueltas. Este extremo varía también según los gustos, a algunas personas les gusta muy hechas, es decir que quede muy desmenuzada la miga (muy pequeña) o más enteras (como las mías, porque a los niños les gusta así en casa), así que cuando veáis que están a vuestro gusto apartaréis del fuego.

Podéis acompañarlas con unas sardinas a la plancha (yo las hago en la plancha dentro de un paquete de papel de aluminio y le doy la vuelta para hacerlas bien por ambos lados, pero el papel de aluminio os evitará el desagradable olor de las sardinas). También hemos acompañado con boquerones fritos y bacaladillas, pero podéis ponerle el pescado que más os guste. O incluso acompañarlas de longaniza, panceta…, aunque yo ese acompañamiento lo dejo para las migas de pan.

Bueno, pues ya sólo nos queda disfrutar de ellas.

Feliz fin de semana.

Lidia de la O.