Son tiempos difíciles los que estamos viviendo, sobre todo por el desconocimiento sobre la situación a la que nos enfrentamos, pero seguro que, con el esfuerzo de todos, seguro que superamos. En esta crisis las empresas agroalimentarias pertenecientes a la marca Sabor Granada siguen trabajando para que  no nos falte de nada. Y desde esta ventana os intentamos hacer el tiempo en casa más ameno con recetas tan ricas como la de hoy, natillas caseras.

Una de las empresas que sigue al pie del cañón en esta crisis sanitaria es la de Los Pastoreros, y además con un gesto solidario que los hace muy grandes, durante toda la semana, como acción solidaria para todas las familias necesitadas y desamparadas, desde Los Pastoreros están procediendo a la donación de su leche fresca a las diferentes asociaciones que ayudan a esas personas necesitadas como  el Banco de Alimentos, el comedor social San Juan de Dios o la Parroquia San Vicente.

Huevos Garrido también sigue su actividad para que un alimento tan básico como es el huevo no falte en nuestra mesa. Es de alabar  estas empresas que convierten  a su personal en  héroes sin capa que siguen su actividad, extremando sus medidas de seguridad, para que no haya desabastecimiento en ninguno de nuestros hogares.

INGREDIENTES:

  • 750 ml. de leche entera Los Pastoreros
  • 8 huevos ecológicos de Huevos Garrido (sólo usaremos las yemas, las claras podéis dejarlas congeladas para otra elaboración)
  • 500 ml. de nata para montar
  • 3 cucharadas de Maicena
  • 250 gr. de azúcar
  • La piel de medio limón
  • 2 ramas de canela
  • Canela molida

PREPARACIÓN:

Reservamos un vaso de leche y el resto la ponemos a calentar junto con la nata, el azúcar, la piel del limón y las ramas de canela, removemos bien hasta disolver completamente. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Quitamos la peladura de limón y las ramas de canela. Añadimos las yemas de huevo ligeramente batidas. Y removemos bien. Ponemos de nuevo al fuego.

En el vaso de leche que tenemos reservado añadimos la Maicena y removemos bien hasta que se disuelva completamente. Añadimos al cazo que tenemos al fuego y removemos continuamente con unas varillas manuales hasta que empiece a espesar. Retiramos entonces del fuego y servimos en cuencos individuales.

Enfriamos totalmente y tapamos antes de llevar a la nevera. A la hora de servir espolvoreamos con canela molida.

Qué no decaiga el ánimo en estos días difíciles, vamos a endulzarlos con postres como éste.

Feliz día.

Lidia de la O.