Antes de que llegue oficialmente el verano parece ser que ya el calor ha hecho acto de presencia, por lo que ya va apeteciendo tomar postres fresquitos. Y no sólo eso sino que también queremos que lo tomen todos los miembros de la casa. Por eso hoy hemos versionado este pastel o tarta que preparo desde hace tiempo en casa, y la hemos hecho apta para todos los miembros de la casa, ahora os cuento el porqué.

Pues bien, ya sabéis que en Sabor Granada tenemos a Industrias Espadafor que se ha convertido en una de las empresas españoles que se dedica a las bebidas sin alcohol, poniéndose a la cabeza del sector a nivel nacional e internacional. Una de las novedades en la Ginebra sin alcohol, ahora que la ginebra se ha convertido en la bebida más consumida en nuestro país, no nos podían dejar desde Espadafor sin su versión o versiones sin.

 

Ginsin Premium podemos disfrutarla en tres sabores: Strawberry, 12 botanics y Tangerine. Strawberry donde las mejores fresas le darán un toque de distinción exótico a la copa. Tengerine, un sabor cítrico y fresco, con la esencia de la mandarina. Y 12 Botanics, con enebro, canela, naranja, azahar, violeta, arrayán, una línea clásica para un Gintonic lleno de sensaciones.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES (Para un molde pequeño, podéis doblar cantidades para hacer una tarta grande):

  • Para la base:
  • Plancha de bizcocho (podéis comprarlo ya hecho, por comodidad, o podéis hacerlo vosotros mismos en casa con el bizcocho que más os guste)
  • Almíbar preparado con la misma cantidad de agua que de azúcar.
  • Para el pastel:
  • 100 ml. de GINSIN BOTANICS
  • 1 sobre de gelatina en polvo de limón + 2 hojas de gelatina neutra
  • 125 ml. de leche entera
  • 250 ml. de nata para montar
  • 200 gr. de leche condensada
  • Para la cobertura:
  • 50 ml. de ginebra GINSIN BOTANICS
  • 100 ml. de tónica
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 60 gr. de azúcar
  • Un chorreón de zumo de limón

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será adaptar la plancha del bizcocho a nuestro molde, para ello con el aro desmontable del molde presionamos sobre la base y cortamos. Ponemos el papel vegetal en la base, cerramos el molde y adaptamos la base de bizcocho. Bañamos con el almíbar e introducimos en la nevera mientras preparamos el resto.

Ponemos a hidratar en agua fría las dos hojas de gelatina y a calentar la leche en un cazo. Cuando ésta esté caliente añadimos la gelatina en polvo de limón y también las hojas de gelatina ya hidratadas. Removemos bien.  Añadimos la ginebra y la leche condensada y dejamos enfriar un poco la mezcla. Mientras, montamos la nata bien fría con una batidora de varillas. Y añadimos poco a poco a la mezcla anterior con movimientos envolventes para que no se baje la mezcla. Sacamos el molde de la nevera y vertemos la mezcla sobre la base de bizcocho. Introducimos en la nevera de nuevo y dejamos hasta que cuaje completamente.

Una vez que haya cuajado completamente preparamos la cobertura, para ello calentamos la tónica junto con el azúcar hasta que éste se disuelva. Mientras, hidratamos en agua fría las hojas de gelatina. Una vez que la mezcla esté caliente le añadimos la gelatina hidratada y perfectamente escurrida, la ginebra y el zumo de limón. Dejamos enfriar un poco. Y después añadimos a la tarta poco a poco, poniendo una cuchara del revés para que no perfore el peso de la cobertura el interior de la tarta. Introducimos en el frigorífico algunas horas, o de un día para otro. Cuando la vayamos a servir la decoramos con unas rodajas de limón.

¡¡¡Espero que os guste!!!

Lidia de la O.