En poco más de un mes estaremos pensando ya en las recetas navideñas, en preparar cosas ricas para nuestras familias. Y una buena propuesta para empezar cualquier comida es la de preparar un paté casero. Los hay más complicados donde el hígado de pollo o cerdo es el protagonista, pero los hay mucho más básicos en su elaboración e ingredientes, como el que os enseño hoy.

La cecina es típica de León, pero la empresa Industrias Cárnicas Entresierras, de Huéscar, la tiene en su catálogo como uno de sus productos estrella, y no es para menos porque resulta ser una auténtica delicia.

Y por ello hoy la hemos convertido en un delicado paté para untar sobre unas rebanadas de pan. Hace unas semanas estuve visitando las instalaciones de Entresierras, y después del parón veraniego donde se deja de hacer embutido, de nuevo comienzan con su elaboración artesanal de embutidos, donde destaca también el lomo en cáscara, una elaboración que viene envuelta en romero y se vende incluso con su tablita de madera.

Las tostas de pan con paté de cecina las hemos coronado con unas virutas de queso en aceite, delicia que nos traen desde Cortijo el Aserradero, que desde Alhama nos proponen una idea muy gourmet para usar en cocina, porque estar virutas están de lujo.

Mi visita de hace unos meses al Cortijo el Aserradero fue una experiencia estupenda, en un entorno natural podemos encontrar unas instalaciones preciosas, que incluyen incluso una tienda donde, en ocasiones, se preparan catas. Una visita obligada si vais a Alhama de Granada.

INGREDIENTES:

  • Rebanadas de pan (en Sabor Granada podéis encontrar numerosas panaderías que hacen pan de verdad y disfrutar del verdadero placer de comer pan)
  • 200 gr. de cecina de Graná de Entresierras
  • 150 gr. de queso crema
  • Unas cucharadas de virutas de queso en AOVE de Cortijo el Aserradero

PREPARACIÓN:

Cortamos la cecina en trozos pequeños, para facilitar su triturado. Podemos triturarlo con un robot de cocina tipo Thermomix o con una batidora americana o con una de brazo de toda la vida. Añadimos el queso crema y trituramos todo hasta conseguir una pasta espesa que se convertirá en nuestro paté.

Untamos cada rebanada de pan (podéis tostarlo) con nuestro paté y añadimos por encima las virutas de queso. Servimos inmediatamente.

Ya veis que la dificultad es mínima, pero os hará quedar muy bien. Este paté también podéis prepararlo con jamón serrano, y ya veréis como triunfáis también.

Lidia de la O.