En esta semana de fiestas y cruces traemos una receta que hará las delicias de todos en la casa, una pierna de cordero cocinada al horno y muy bien acompañada. Pocas cosas hay tan ricas como una pieza de cordero al horno con su piel dorada y su interior tierno, y más si el cordero es de calidad como el que hoy os traigo.

La pierna de cordero nos la traen nuestros amigos de Covecol, la Cooperativa lojeña del cordero ecológico que promocionan y difunden las bondades de la raza ovina lojeña desde 2007 y que participan en muchísimas actividades a nivel nacional e internacional para darle el valor que se merece a un producto del que podemos presumir en nuestra provincia.

El fondo de una gran receta siempre está regado con un gran Aceite de Oliva Virgen Extra, como el que hemos usado hoy, el AOVE Bio de la Almazara Campopineda de Piñar. Es un aceite ecológico frutado verde, con aromas a hierba fresca y tomatera, y con un ligero picor y amargor debido a su mezcla de variedades autóctonas: picual, loaime y lechin de las zona de los Montes Orientales. Las aceitunas se recogen en la primera quincena del mes de noviembre de sus árboles centenarios, y su producción se obtiene solo con procedimientos mecánicos y extracción en frío.

Y un gran plato se merece también un gran vino, como el Vertijana 3 de Bodegas Vertijana, la bodega de Polícar no hace más que cosechar éxitos con el vino más emblemático de su bodega. Se trata de un Coupage de tempranillo, cabernet, merlot y syrah con crianza de 12 meses de barrica francesa y americana. Elaborado con uvas procedentes de viñedos propios y ecológicos.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 pierna de cordero de Covecol
  • 4 o 5 patatas medianas
  • Un puñado de pasas
  • Un puñado de orejones
  • AOVE Campopineda Bio
  • 1 vaso de vino blanco
  • Sal
  • Pimienta
  • Tomillo fresco
  • Para maridar:
  • Vino Vertijana 3

PREPARACIÓN:

Hacemos unos cortes en la pierna de cordero. Salpimentamos la pierna de cordero y untamos con una cantidad generosa de AOVE. Llevamos al horno precalentado  a 220  grados en una fuente de hornear junto con las patatas cortadas en gajos y sin pelar. Añadimos el vaso de vino blanco y bajamos el horno a 180 grados. A la hora y cuarto de horneado añadimos los orejones y las pasas y dejamos unos 45 minutos más, comprobando que la pierna se vaya horneando y dorando por los dos lados, por lo que tendremos que darle la vuelta de vez en cuando.

Tenéis que tener en cuenta que el tiempo de cocción dependerá del tamaño de la pierna y de la potencia de vuestro horno, y si veis que las patatas o las pasas y orejones se van dorando en exceso los sacáis y dejáis la pierna hasta su completa cocción.

Servimos acompañado de un poco de tomillo fresco espolvoreado.

Es una receta sencilla que siempre queda bien.

Lidia de la O.