Hoy es viernes de Dolores y no se me ocurre una mejor opción que enseñaros esta receta del tradicional Potaje de Vigilia. Es rara la casa en la que no se prepara este potaje durante Semana Santa, siempre con sus variantes, pero está claro que manteniendo la esencia por la que este plato se ha convertido con el paso de los años en parte de nuestra herencia gastronómica.

INGREDIENTES PARA EL POTAJE DE VIGILIA (para 4 personas):

  • 400 gr. de garbanzos en remojo desde la víspera
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • Unos granos de pimienta
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • 200 gr. de bacalao desalado
  • 200 gr. de espinacas frescas o congeladas
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra Diez + Oro
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 2 huevos camperos de Huevos Garrido
  • Unas rebanadas de pan frito

Entre los ingredientes encontramos el aceite de oliva virgen extra Diez+Oro de la Almazara Perpetuo Socorro, un aceite de variedad picual Premium premiado en los últimos premios del AOVE Sabor Granada en la categoría de mejor envase. Se trata de una botella lacada en blanco nácar con tapón antigoteo, inviolable e irrellenable.

Y los huevos con los que hemos acompañado el plato son huevos procedentes de gallinas camperas de Huevos Garrido en un formato de envase que respeta el medioambiente, al ser cartón 100%. Otra muestra más de que desde Huevos Garrido se preocupan hasta por el más mínimo detalle.

PREPARACIÓN DEL POTAJE DE VIGILIA:

Cubrimos los garbanzos con agua suficiente (menos cantidad si cocinamos en la olla rápida o más cantidad si cocinamos a fuego lento, de forma tradicional), añadimos dos zanahorias peladas y cortadas y un puerro, junto con unos granos de pimienta, la hoja de laurel y sal. Cocemos unos 20 minutos, desde que empieza a hervir, una hora y media aproximadamente de forma convencional.

Una vez cocidos los garbanzos rehogamos en una sartén la cebolla y los ajos picados, cuando estén transparente añadimos el tomate rallado y el pimentón y rehogamos unos minutos más. Trituramos bien y de nuevo ponemos en la sartén. Añadimos el bacalao desalado en trozos pequeños o medianos, rehogamos unos minutos. Lavamos y cortamos las espinacas.

Abrimos la olla con los garbanzos, y quitamos la espuma que haya podido soltar el agua durante la cocción, sacamos la zanahoria y el puerro. Comprobamos el nivel de agua para añadir o quitar, y vertemos las espinacas, por último, añadimos el sofrito y dejamos cocinar durante unos diez minutos.

Servimos acompañado de huevo cocido y de unas rebanadas de pan frito.

Espero que os haya gustado esta receta tradicional de Semana Santa.

Lidia de la O.

Atrapada en mi cocina.