A poco más de una semana de Navidad hoy vamos a preparar unos roscos de anís. Si tuviéramos que identificar un olor con la Semana Santa, por ejemplo, ese sería el de la canela, porque la mayoría de los postres preparados en esa época lo llevan, pero en Navidad uno de esos olores característicos es el del anís, y estos roscos una muestra de ello. Unos roscos muy fáciles de preparar en casa, y aprovechar también para hacerlos con niños. La memoria gastronómica de los niños funciona a muy largo plazo y será, sin duda, un recuerdo entrañable para ellos hacer estos roscos tan ricos.

Los roscos están elaborados con un Aceite de oliva virgen extra ecológico. Desde la Almazara de San Sebastián de Alfacar nos traen su oro líquido en este Albojaira Eco variedad hojiblanca, que por segundo año consecutivo ha obtenido el premio al mejor aceite ecológico de Granada. Los agricultores que forman parte de la cooperativa son la parte fundamental de la producción del aceite de oliva. 900 olivareros de almazaras de Nivar, Güevejar, Beas de Granada, Alfacar, Quentar y Monachil.

El anís La Granadina lo elabora y comercializa la Destilería  Joaquín Alonso, en Atarfe. Ya es la tercera generación que se dedica a la fabricación, envasado y elaboración de bebidas alcohólicas y no alcohólicas, y sus productos van desde anises, licores, vodkas, ron miel hasta un sinfín de productos que incluso comercializan como marca blanca. Y sus productos se comercializan en el Corte Inglés, Alcampo, Carrefour, Hipercor, Supercor….en definitivas, que podemos encontrarlos con facilidad.

Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

  • 300 gr. de harina de repostería
  • 125 ml. de aceite de oliva virgen extra Albojaira, variedad hojiblanca
  • Ralladura de un limón
  • 65 ml. de anís dulce La Granadina
  • 70 gr. de azúcar
  • Azúcar glass para rebozar

PREPARACIÓN:

En una sartén calentamos el aceite junto con la ralladura de limón sin que llegue a hervir. Dejamos enfriar y después mezclamos el aceite en un bol con el anís y el azúcar. Añadimos poco a poco la harina y vamos removiendo con un tenedor la mezcla, después acabamos amasando con las manos hasta que la masa sea fácil de manejar.

Precalentamos el horno a 180º. Y de la masa vamos cogiendo porciones de masa y haciendo bolas con ella, aplastamos un poco y con el dedo hacemos un agujero en el interior para ir dando forma al rosco. Vamos depositando sobre papel vegetal en una bandeja de horno (con estas cantidades salen doce o trece). Horneamos durante unos 25 minutos. Sacamos del horno y cuando hayan pasado un par de minutos rebozamos en azúcar glass. Después de otros cinco minutos volvemos a rebozar en azúcar glass. Dejamos enfriar totalmente.