Hace tiempo una famosa cocinera británica creó una receta de tarta de cerveza con el nombre de una conocida cerveza irlandesa. La tarta imita una cerveza siendo el bizcocho la cerveza y el frosting de queso la espuma de la cerveza. Hoy yo os he querido versionar esa misma receta pero con una cerveza artesanal granadina, porque no hace falta salir de nuestras fronteras para encontrarnos con una cerveza de calidad.

En Órgiva, a las puertas de La Alpujarra, nos encontramos con la fábrica de cerveza artesanal Alpujarra. Desde allí nos traen una amplia variedad de cervezas elaboradas con agua de Sierra Nevada. Para la tarta he usado la Alpujarra Brown, Cerveza de elaboración artesanal de fermentación alta, color marrón oscuro y cuerpo medio – denso. Con ingredientes naturales de base y la pureza del agua de las cumbres de Sierra Nevada. Elaborada en la Alpujarra granadina, un enclave rodeado de naturaleza y paisajes espectaculares. No se puede pedir más para una cerveza, ¿verdad?.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 250 gr. de cerveza Alpujarra Brown
  • 250 gr. de mantequilla
  • 75 gr. de cacao en polvo
  • 400 gr. de azúcar
  • 2 huevos
  • 140 ml. de nata para montar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 250 gr. de harina de repostería
  • 2 cucharaditas y media de bicarbonato

Para el frosting de queso:

  • 300 gr. de queso crema
  • 360 ml. de nata para montar
  • 150 gr. de azúcar glass

PREPARACIÓN:

Calentamos en un cazo a fuego suave la cerveza, sin que llegue a ebullición, añadimos entonces la mantequilla cortada en dados y derretimos completamente al fuego. Cuando se haya derretido sacamos y reservamos.

En otro cuenco o bol mezclamos los ingredientes secos: harina tamizada, azúcar, cacao en polvo y bicarbonato. Removemos bien hasta integrar todo. También mezclamos en otro bol los ingredientes líquidos: huevos, nata y esencia de vainilla. En este último bol añadimos la mezcla de cerveza y mantequilla. Removemos e integramos todo.

Después añadimos los ingredientes secos y mezclamos todo con unas varillas manuales, hasta ver que no haya grumos.

Engrasamos un molde redondo desmontable de 22 cm. de diámetro y vertemos la mezcla. Horneamos en el horno precalentado a 180º durante unos 50 minutos, o hasta que al introducir una brocheta ésta salga limpia. Una vez horneado sacamos del horno y después de 10 minutos desmoldamos y dejamos enfriar totalmente el bizcocho sobre una rejilla.

Una vez que el bizcocho esté completamente frío procederemos a preparar el frosting de queso. Batimos con una batidora de varillas la nata hasta montarla. Reservamos. Después batimos en otro bol el queso junto con el azúcar glass y una vez completamente integrado unimos ambas mezclas con una espátula, con movimientos envolventes, cuidando de que no se baje la mezcla.

Con la ayuda de una cuchara vamos coronando la tarta con la mezcla, imitando la espuma de la cerveza.

Servimos. Y si nos sobra lo introducimos en el frigorífico, ya que al llevar nata necesita frío para su conservación.

Espero disfrutéis de ella.

Lidia de la O.