La tarta tres chocolates es una de las tartas más famosas que podemos encontrar por las redes. Y ésta que os presento hoy es una versión tuneada de  la misma, empezando por la base.

Ni son galletas, ni es una base de bizcocho, ni sobaos….ni nada parecido, sino que la base está compuesta por las famosas Maritoñi. Un dulce conocido por su nombre de mujer. Cuenta la leyenda que no se sabe si la torta lleva el nombre de la hija del dueño del obrador, Raimundo Pérez, o fue la hija la que tomó el nombre de la torta ya existente. De cualquier forma, la auténtica Maritoñi es uno de los dulces más famosos de Granada: “bizcocho, cabello de ángel y una pizca de malafollá”, esos son los ingredientes de un dulce que nació en los años cuarenta, y que todo el que pasa por Granada aprovecha para llevarse.

Los chocolates tampoco son unos chocolates cualquiera. Se trata de los Chocolates Sierra Nevada, con ese nombre no podían ser de otra tierra que no fuera la nuestra, Granada. Una empresa que tiene su sede en Pitres y se dedican a la elaboración de todos sus productos de forma artesanal, tabletas de chocolate, bombones, turrones y trufas.

Siempre innovando en el mundo del chocolate, tienen hasta unos bombones rellenos de cerveza, ¿a que suena bien?. Pues además tienen chocolate blanco de todos los sabores, fresa, limón, sandía, frambuesa, naranja, menta…..un sin fin de sabores. De hecho la tarta que os presento hoy es de chocolate blanco en tres de su sabores, la base de abajo es de chocolate blanco con dulce de leche, de las centro es de chocolate blanco con canela y vainilla y la de arriba es de chocolate blanco con moras. Siempre que combinen los sabores podréis preparar esta tarta con otros sabores, y con los colores tan bonitos que tienen alguna seguro que queda una tarta muy vistosa.

INGREDIENTES:

  • Para la base:
  • 3 tortas Maritoñi
  • Para la capa de chocolate blanco con dulce de leche:
  • 200 gr. de chocolate blanco con dulce de leche
  • 200 ml. de nata para montar
  • 300 ml. de leche entera
  • 1 sobre de cuajada
  • Para la capa de chocolate blanco con vainilla y canela:
  • 200 gr. de chocolate blanco con vainilla y canela
  • 200 ml. de nata para montar
  • 300 ml. de leche entera
  • 1 sobre de cuajada
  • Para la capa de chocolate blanco con moras:
  • 200 gr. de chocolate blanco con moras
  • 200 ml. de nata para montar
  • 300 ml. de leche entera
  • 1 sobre de cuajada

PREPARACIÓN:

Trituramos las Maritoñis con un robot o machacamos con un rodillo metiendo éstas dentro de una bolsa y pasando el rodillo por encima hasta que se conviertan en una masa que podamos extender. Una vez conseguida esta textura forramos un molde desmontable de unos 24 cm. de diámetro con papel vegetal. Vertemos la masa en el molde y extendemos con la ayuda de una cuchara hasta completar la base y que se quede totalmente cubierta. Metemos en el frigorífico mientras preparamos la primera capa.

Para preparar la primera capa separamos 50 ml. de leche en un vaso. El resto lo ponemos en un cazo y calentamos junto con la nata. Una vez que esté caliente añadimos la leche que teníamos reservada con el sobre de cuajada disuelto, volvemos a llevar al fuego y cuando empiece a hervir retiramos del fuego. Añadimos el chocolate y disolvemos completamente sin dejar de remover. Sacamos el molde de la nevera y vertemos la mezcla. Metemos en el frigorífico y dejamos cuajar unos 30 o 40 minutos.

Pasado este tiempo preparamos la segunda capa, procedemos de la misma forma, separando un poco de leche para disolver en ella la cuajada y calentando el resto junto con la nata. Una vez que llegue a ebullición añadimos  el vasito de cuajada con leche y removemos hasta que llegue de nuevo a ebullición, retiramos y añadimos el chocolate blanco con vainilla y canela, removemos hasta su completa disolución y añadimos la mezcla a la tarta que tenemos enfriando en la nevera, lo hacemos sin verter de golpe, sino poco a poco, y poniendo una cuchara boca abajo para que la caída sea más lenta. Introducimos en la nevera otros 30 o 40 minutos.

Después de este tiempo procederemos a terminar con la última capa, la de chocolate blanco con moras. Para ello de nuevo separamos la leche, disolvemos la cuajada. Calentamos la otra leche junto con la nata y al hervir añadimos el vasito con la cuajada, añadimos y removemos hasta llegar de nuevo a ebullición. Retiramos del fuego y añadimos el chocolate hasta disolver. Sacamos la tarta de la nevera y añadimos la ultima capa de la misma forma que añadimos la segunda. Llevamos de nuevo a la nevera y esperamos a que cuaje la tarta totalmente, durante unas tres o cuatro horas, o de un día para otro.

Servimos bien fría.

 

Lidia de la O

Atrapada en mi cocina