Esta semana vamos a poner el toque dulce con esta tarta de queso y chocolate blanco, que va coronada con bombones de frutos rojos. No lleva horno, por lo que su elaboración es mucho más sencilla que otras tartas de queso. Y el añadido del chocolate blanco le da un toque excepcional. Yo no le he puesto nada de azúcar a la receta, aunque si sois muy dulceros admite unos 80 gr. de azúcar glass cuando estéis montando la nata.

El chocolate blanco y los bombones de frutos rojos son de Chocolates Sierra Nevada, con sede en Pitres se dedican a elaborar todos sus productos de forma artesanal, tabletas de chocolate, bombones, turrones y trufas. La próxima semana podréis encontrarlos en la feria Madrid Gourmet y probar todos sus productos, son excepcionales.

INGREDIENTES:

  • Para la base:
  • 100 gr. de galletas tostadas
  • 50 gr. de mantequilla derretida
  • Para la tarta:
  • 300 gr. de queso crema
  • 150 gr. de chocolate blanco de Chocolates Sierra Nevada
  • 200 ml. de nata para montar
  • 6 hojas de gelatina
  • Un poco de leche para disolver la gelatina
  • Para la decoración:
  • Bombones de frutos rojos de Chocolates Sierra Nevada

PREPARACIÓN:

Trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla. Forramos un molde desmontable de unos 18 cm. con papel vegetal en la base. Extendemos las galletas formando la base de la tarta y llevamos a la nevera durante una media hora.

Derretimos el chocolate en el microondas a golpes de 30 segundos, controlando que no se queme (podéis derretirlo también al baño María) y dejamos enfriar.  Mezclamos el queso crema con el chocolate. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría. Y empezamos a montar la nata con una batidora de varillas (si queréis añadir azúcar a la preparación éste será el momento). Una vez hidratada la gelatina disolvemos en un poco de leche caliente. Dejamos templar unos minutos y añadimos a la nata montada. Por último añadimos la mezcla de queso, con movimientos envolventes para que no se baje la nata. Vertemos dentro del molde, tapamos y dejamos cuajar en la nevera durante al menos unas cuatro horas mínimo, o de un día para otro.

A la hora de servir desmoldamos y decoramos con los bombones de frutos rojos. También podéis ponerle una fina capa de mermelada en la cobertura, debajo de los bombones. Ya sabéis las mermeladas tan estupendas que tenemos en Sabor Granada.

Con ella os dejo todo el fin de semana esperando que disfrutéis al máximo de las Cruces!!!.