La de hoy es una de esas recetas que cuando comentas con alguien que la vas a hacer te mira un poco incrédulo y te dice: ¿tortilla de patatas con patatas de bolsa????. Pues bien parece ser que la idea surgió del equipo del Restaurante El Bulli, capitaneado por el mismísimo Ferrán Adriá. Y la verdad es que yo creó que funcionó la idea tan bien por la comodidad que supone preparar esta tortilla sin el previo paso de freír las patatas. Es unan tortilla de patatas exprés con muy buen resultado, que podremos preparar en muy poco tiempo y puede servir de un improvisado almuerzo o cena.

Las patatas que he usado son las patatas fritas en aceite de oliva de Peñagallo, una empresa de Dúrcal especializada en la producción artesanal y tradicional de patatas fritas desde 1988, con las mejores patatas cuidadosamente seleccionadas de Dúrcal y de la provincia de Granada. También se dedica a la producción de aperitivos salados. Un amplio abanico de variedades que hará las delicias de niños y no tan niños.

Otro ingrediente importante en la elaboración de la tortilla es el AOVE usado, y en esta ocasión he utilizado el de Amarga y Pica, de cosecha temprana y variedad Picual. Desde Benalúa de las Villas viene este aceite que proviene del olivar más alto de España, de aceitunas recolectadas a más de 1500 metros de altitud. En definitiva un aceite de alta gama, extremadamente aromático y con un intenso sabor a aceituna recién cogida.

La tortilla la hemos acompañado con una ensalada de rúcula y tomates secos en aceite de oliva de La Frubense, empresa de Benalúa de Guadix pionera en la producción y elaboración de frutas y hortalizas secas y deshidratadas procedentes de la agricultura ecológica. Pone a nuestra disposición una amplia gama de frutas y verduras secas y deshidratadas acorde a los más exigentes paladares gourmet, desde piña y mango deshidratado, berenjena, calabaza, setas deshidratadas hasta conservas como estos tomates secos en aceite o paté de tomates secos.

Y para completar el menú lo hemos maridado con un vino rosado, el Delirio Rosado de Bodegas Muñana. Una bodega con nombre propio que podremos visitar en Graena y que comienza su historia en los años 80 y que desde 2006 con el cambio de propietarios ha llegado a formar parte importante del panorama vinícola nacional. Hemos optado por el rosado para maridar con esta tortilla por su versatilidad a la hora de acompañar cualquier plato, es un vino apropiado para cualquier ocasión.

Y vamos con la receta

INGREDIENTES:

  • Para la tortilla:
  • 7 huevos
  • 150 gr. de patatas fritas en Aceite de Oliva Peñagallo
  • Una cucharada de AOVE Cosecha Temprana de Amarga y Pica
  • Para la ensalada:
  • Rúcula
  • Tomates secos en aceite de oliva de La Frubense
  • Sal

PREPARACIÓN:

Batimos los huevos y en un bol amplio y vamos añadiendo las patatas troceándolas con las manos. Cubrimos con el huevo y dejamos reposar unos cinco o diez minutos para que se ablanden.

En una sartén que no sea muy grande calentamos el aceite, una vez que esté bien caliente añadimos la mezcla,  y cuando veamos que se ha creado la costra y podemos darle la vuelta sin dificultad lo hacemos, con la ayuda de una tapadera o un plato grande. Dejamos dorar por el otro lado durante unos minutos, evitando tenerla mucho tiempo para que nos quede jugosa. Sacamos de la sartén con la ayuda de nuevo de una tapadera o un plato.

La ensalada es bien sencilla, un poco de rúcula los tomates secos en aceite, y aliñamos con un poco de sal y el mismo aceite de conservar los tomates secos.

El vino lo servimos bien frío.

Y ya sólo nos queda disfrutar de una comida de gran calidad, con ingredientes de primera y encima rápida y fácil de preparar.