Empieza la cuenta atrás y yo ya estoy pensando en los aperitivos que voy a poner en la cena de Nochebuena. Y estos triángulos de queso de cabra rebozados con mermelada de tomate van a ser uno de ellos. El queso va con cualquier mermelada, aunque yo he decidido poner la de tomate porque me gusta muchísimo esa combinación.

El queso que he usado para preparar la receta nos recuerda a un queso camembert pero elaborado con queso de cabra cremoso de corteza enmohecida, un queso que lleva por nombre “Beso de Queso”, nada menos, ya os podéis imaginar cómo pueda estar de bueno. Seguro que todos conocéis la quesería Las RRR de Maracena que lo fabrica, ya que es una de las queserías más premiadas del mundo. Su queso “ Pata Negra” lleva unos años siendo elegido como uno de los mejores del mundo en el “World Cheese Awards”.  Todo un privilegio en nuestra provincia tener ésta y otras queserías que fabrican quesos considerados como los mejores del mundo.

La mermelada de tomate con la que he acompañado estos triángulos de queso es de Conservas y Mermeladas La Pauleña . Desde 2012 los emprendedores de este proyecto, un joven matrimonio formado por Francisco Javier Álvarez Salazar e Inés Marchant Robles, su esposa, inician esta andadura sin más experiencia que la aportada por Inés en la elaboración casera de conservas y mermeladas, según la receta tradicional de su madre, que, a su vez, la heredó de la suya. La elaboración artesanal de estos productos es lo que marca la diferencia con la competencia, al otorgarle un plus de sabor y de propiedades nutricionales respecto a los productos industrializados.

Y para maridar esta estupenda receta lo hemos hecho con un no menos estupendo vino,  Tío Cato, de la Bodega Cerro de las Cruces, de Guadix, un vino que con su nombre hace honor al patrón de Guadix, San Torcuato. Se trata de una pequeña empresa que  recientemente se ha incorporado a la elaboración de vinos. La bodega ha nacido con la vocación de elaborar vinos de calidad, y la calidad empieza por una cuidadosa formación del viñedo y continúa con la crianza en cueva de arcilla, excavada en el cerro de las Cruces. Se trata de un vino elaborado con variedad Tempranillo, Sirah y Merlot, envejecido en barrica de roble durante un mínimo de 6 meses.

Y ahora vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 queso de cabra redondo con corteza, Beso de Queso de Las RRR
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Abundante aceite de oliva virgen extra para freír el queso (cualquiera de los que he mostrado hasta ahora pertenecientes a Sabor Granada será perfecto),
  • Mermelada de tomate La Pauleña
  • Para maridar vino tinto Tío Cato

PREPARACIÓN:

Para manipular el queso es conveniente tenerlo en frío, para que el corte sea perfecto. Por lo que podemos introducirlo en el congelador unos diez minutos. Entonces cortamos el queso en ocho porciones. Pasamos por huevo y luego por pan rallado, y después volvemos a pasar por huevo y por pan rallado, para crear un rebozado fuerte que no se rompa al freír. Después introducimos en el frigorífico una media hora.

Calentamos una sartén  no muy grande con abundante aceite de oliva virgen extra y cuando esté bien caliente añadimos dos o tres trozos de queso y vamos dorando, por todos lados. Sacamos y dejamos sobre papel absorbente hasta que suelte el exceso de aceite. Una vez que ya estén fritas todas las porciones servimos calientes con un poquito de mermelada de tomate por encima y maridado con el vino Tío Cato.

Es ideal tomarlo recién hecho porque así el queso estará caliente y se nos derretirán en la boca, aunque también podéis tomarlo templado, incluso frío, pero, como os digo, caliente es como mejor está.