Un nombre muy largo para despedir este año de recetas de Sabor Granada. En unos días celebramos la última cena del año, una de las más importantes que hacemos a lo largo de estos 365 días, y que siempre deseamos festejar en una mesa llena de comida y de nuestra gente. Pues bien, para esta última cena del año el menú lo vamos a completar con este delicioso plato de pescado que hará las delicias de  todos. Se trata de una trucha marinada durante unas horas en hidromiel, y que va rellena de mermelada de cebolla y pasas y que se hornea posteriormente dentro de hojaldre. Una forma muy cómoda de servir el pescado para evitar que se reseque y además para poder calentar a última hora.

Desde Piscifactoría Las Fuentes de Huéscar nos traen la trucha arco iris. La piscifactoría está ubicada en la cabecera de un río, a escasos metros de su nacimiento, de donde obtiene agua de alta pureza y oxigenación, proporcionando las condiciones óptimas para la cría de trucha de alta calidad y sabor. Además garantizan el suministro de trucha en cualquier época del año, lo que está muy bien para no privarnos de este pescado tan apreciado en gastronomía.

La hidromiel es una bebida alcohólica con una concentración que varía de 10% a 15% y que se obtiene a partir de la fermentación de una mezcla de agua y miel. Desde La Runa Hidromiel en Lanjarón se dedican a la elaboración y comercialización de esta curiosa bebida alcohólica que se cree que fue la precursora de la cerveza, ya que está datada como la bebida alcohólica más antigua que se conoce.  Del afán de volver a hacer resurgir esta bebida ancestral surgió el proyecto de La Runa Hidromiel. Dentro de la hidromiel nos ofrecen un montón de variedades y sabores. Yo he usado la de naranja para la receta, pero las hay de frutos rojos, manzana…..todo un mundo por descubrir, sin duda.

El aceite de oliva virgen extra usado en la receta ha sido el Propios del Guadiana, se trata de una empresa de Pinos Puente que se dedica a la producción y envasado de aceite de oliva virgen extra. Son una empresa familiar con más de 50 años de experiencia agrícola. Toda la aceituna recolectada es exclusivamente de sus fincas, lo que les permite cuidar con esmero todo el proceso: cuidado de los olivos, riegos, poda y recolección para así poder obtener el mejor aceite de oliva virgen extra de sus aceitunas. Cuentan con almazara y envasadora propias, situada en plena vega granadina con más de 20 años en el sector.

La mermelada de cebolla que le he puesto es de Delicias de Alicia, una empresa de fabricación artesanal de mermeladas de Baza. Delicias de Alicia nace del espíritu emprendedor de una joven de Baza que pretende elaborar conservas vegetales de forma artesanal. Alicia Martínez es una joven que de forma valiente emprende una idea de negocio que ha ido desarrollando y madurando durante su etapa formativa. A lo largo de dos años ha estado formándose en un centro educativo, obteniendo el título de técnico en elaboración de productos alimenticios. Todo esto le ha valido para desarrollar un proyecto totalmente artesanal que prescinde de todo tipo de productos químicos, basándose en la calidad del producto y en su elaboración artesanal.

Y si hablamos del vino, en esta ocasión lo hemos maridado con el Helena, de Bodegas Mil300. Bodega Mil300 se ubica en plena Alpujarra granadina, en el pequeño municipio de Laroles. Sus viñedos se encuentran en el Parque Natural de Sierra Nevada, ocupando la vertiente sur del puerto de la Ragua, y van escalando la montaña en pequeños bancales. La amalgama entre suelo, altura y microclima, con un gran contraste térmico día-noche potencian la síntesis de aromas en la época de maduración y derivan en la peculiaridad de sus vinos. Durante la elaboración respetan al máximo el terroir, vinificando con innovadoras técnicas en bodega, obteniendo vinos expresivos, con carácter y sinceros. Ofrecen el  Vino Tinto (El Moreno), Vino Rosado (El Pelirrojo), y Vino Blanco (El Rubio y Helena). El Helena es un vino blanco variedad Macabeo. Un vino cuya nota de cata es la siguiente: Color: dorado brillante. Limpidez. Volumen medio. Nariz: Perfil aromático medio. Personalidad mineral. Carácter floral sutil y elegante (potenciado por la acacia), cera de abejas y hierbas aromáticas (romero, pino, presentes en el viñedo). Nota cítrica madura (pastel de piña). Toque ligeramente ahumado. Boca: Entrada suave. Ligero y sedoso, elegantemente glicérico, se crece en boca con un estallido frutal (piña, manzana) y mineral. Final de fruta, flores y toque ahumado.

 

Y ahora vamos con la receta.

 

INGREDIENTES:

  • 1 trucha limpia y cortada en dos filetes de Piscifactoría Las fuentes
  • Sal
  • Eneldo fresco o, en su defecto, seco
  • Una botellita de Hidromiel La Runa de sabor naranja
  • Aceite de oliva virgen extra variedad Picual de Propios del Guadiana
  • Mermelada de cebolla de Delicias de Alicia
  • Pasas
  • 1 plancha de hojaldre rectangular
  • 1 huevo para pintar el hojaldre
  • Para maridar el plato vino blanco Helena de Bodegas Mil300

 

PREPARACIÓN:

Si ya tenemos la trucha limpia y separada en dos lo que haremos será añadir un poco de sal y meter en una fuente. Cubrimos con la hidromiel y añadimos un poco de eneldo fresco. Dejamos macerar en la nevera durante un par de horas.

Pasado este tiempo sacamos la trucha y la pasamos por una plancha, con un poco de aceite, vuelta y vuelta, hasta que deje de estar cruda pero sin cocinar en exceso ya que después irá al horno. Extendemos la plancha de hojaldre ponemos en el centro un primer filete de trucha, repartimos por encima la mermelada de cebolla y añadimos las pasas por encima. Cubrimos con el otro filete de trucha. Cerramos el hojaldre, como si de un paquete se tratara, cubriendo totalmente la trucha y le damos la vuelta para que el cierre se quede por debajo. Pintamos con huevo batido e introducimos en el horno precalentado a 200º hasta que el hojaldre se dore, sobre unos 20 minutos. Servimos y acompañamos de la guarnición que más nos guste.

Bueno, con esta receta despedimos el año y no tengo más que desearos a todos que este año próximo sea el mejor de los años, que todos los proyectos que tengáis en mente salgan a la luz, que disfrutéis de salud para poder disfrutar cada día junto a los vuestros y que, disfrutéis de los productos de Sabor Granada y de las recetas elaboradas con ellos. Ya habéis visto que no están faltos de calidad, que son todo un lujo para llevarnos a la mesa, pero os puedo decir, sin temor a equivocarme, que lo mejor de cada producto de Sabor Granada es la persona o personas que hay detrás de ellos, eso es indiscutiblemente la esencia de Sabor Granada. A todas esas personas que hay detrás de SABOR GRANADA les deseo un FELIZ AÑO NUEVO y que sigan cumpliendo sus sueños, porque gracias a ellos podemos disfrutar de lo mejor de Granada en nuestra mesa.