Uno de mis postres favoritos, sin lugar a dudas, es el arroz con leche. Un postre que nunca ha faltado ni en mi casa ni en la de mi madre en ninguna Semana Santa. Hay algunos tips o truquillos para que el arroz con leche quede cremoso, es decir, que no quede ni muy líquido ni muy seco, en su punto justo.

Uno de ellos es que hagamos una cocción previa con agua del arroz para que suelte todo el almidón. Otro es que el azúcar hay que ponerlo a última hora, así evitaremos que se caramelice  y se pegue. El arroz es mejor que sea de grano redondo. Y, por supuesto, la leche, otro ingrediente importantísimo, debe ser entera y fresca, lo que ayudará a la cremosidad del postre.

Y para ello nosotros hemos usado leche entera de Los Pastoreros. La Cooperativa Santiago Apóstol de Fuente Vaqueros lleva más de 60 años ofreciendo la mejor leche fresca, “leche natural, leche de verdad” como reza su eslogan.  Y ahora en Semana Santa preparar las recetas tradicionales con ella es garantía de éxito.

Y ahora vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 litro de leche entera Los pastoreros
  • 200 gr. de arroz de grano redondo
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 rama de canela
  • Piel de medio limón
  • Canela en polvo

PREPARACIÓN:

Ponemos el arroz en la cacerola y cubrimos con un vaso de agua. Cuando se evapore el agua añadimos la leche, junto con la rama de canela y la peladura de limón. Ponemos a fuego bajo y vamos removiendo con frecuencia para que no se nos pegue. Lo haremos con una cuchara de palo.

Pasados unos 30 minutos veremos que el arroz empieza a estar tierno, es el momento entonces de añadir el azúcar y seguir cociendo hasta que esté cocido completamente,  5 o 10 minutos más.

Vertemos en cuencos y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Llevamos a la nevera bien tapados y a la hora servir espolvoreamos con canela en polvo.

Y a disfrutar de nuestra Semana Santa y de nuestros postres más tradicionales.

Lidia de la O.