16 Abr

La musaka es quizás la receta griega más conocida fuera de sus fronteras. Se trata de una especia de lasaña donde sustituimos la pasta por berenjena (aunque también hay versiones en las que también lleva calabacín). Y como siempre, con nuestros productos granadinos podemos versionar cualquier plato, independientemente de su procedencia, y con esta musaka así ha pasado.

 

INGREDIENTES PARA LA MUSAKA:

  • 2 berenjenas medianas
  • 500 gr. de carne picada de ternera (aunque también se preparar con carne de cordero picada)
  • 2 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 envases de 180 gr. de tomate rallado de Caña Nature
  • Tomillo
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra Campopineda
  • 150 gr. de queso rallado
  • Para la salsa bechamel:
  • 400 ml. de leche
  • 35 gr. de mantequilla
  • 35 gr. de harina
  • ½ cucharadita de sal
  • Un poco de pimienta molida
  • Un pellizco de nuez moscada
  • Para maridar:
  • Vino tinto Delirio de Muñana

Si partimos de tener el tomate ya rallado es toda una ventaja, y gracias a Caña Nature podemos tener este producto listo para su uso, tomates de nuestra Costa Tropical, un producto 100% natural sin aditivos ni conservantes.

El aceite de oliva virgen extra en esta receta es muy importante ya que tanto las patatas y la berenjena van cocinadas con ellas, y en esta ocasión hemos usado el AOVE Premium de Campopineda, un aceite de oliva virgen extra superior obtenido directamente de aceitunas de cosecha especial de “árboles centenarios”, y sólo mediante procedimientos mecánicos. Un AOVE que es un privilegio tener en nuestras cocinas y que está al alcance de todos.

Y para maridar tenemos un vino de las Bodegas Muñana, se trata del Delirio Joven, un vino 100% uva syrah, un vino que ya se ha convertido en uno de los clásicos que podemos encontrar en una bodega que siempre está innovando y sacando al mercado nuevas variedades.

 

PREPARACIÓN DE LA MUSAKA:

Lo primero que haremos será lavar y cortar las puntas de las berenjenas. Luego las cortamos en rodajas, no excesivamente delgadas ni gruesas. Las ponemos sobre papel absorbente y añadimos un poco de sal, así durante una media hora, para que suelten líquido y pierdan amargor.

Mientras tanto lavamos y pelamos las patatas, las cortamos en rodajas también ni muy gruesas ni muy delgadas. En una sartén pondremos un fondo de aceite de oliva virgen extra (no mucho) y freímos a fuego bajo hasta que dejen de estar duras, pero no las necesitamos crujientes. Sacamos y escurrimos el exceso de aceite sobre papel vegetal.

Cuando las berenjenas estén listas lavamos y secamos. Y vamos friendo en la sartén con el mismo aceite de las patatas por tandas. Tendremos que ir añadiendo poco a poco más aceite porque las berenjenas absorben mucho. Las vamos sacando y escurriendo sobre un colador para que suelten el exceso de aceite y así hasta que estén todas fritas.

En la misma sartén añadimos un poco más de aceite y rehogamos la cebolla y los ajos picados durante unos minutos. Después añadimos el tomate rallado y dejamos cocinar unos diez minutos, añadimos la carne picada y salpimentamos. También añadimos un poco de tomillo. Cocinamos completamente la carne (15 o 20 minutos).

Mientras tanto preparamos la bechamel. Os pongo la forma de hacerla en Thermomix que abrevia mucho el trabajo, y también la forma de hacerla convencional si no tenéis Thermomix.

En Thermomix:

Ponemos la mantequilla en el vaso y derretimos 3 min/100°C/vel 1.

Añadimos la harina y rehogamos 3 min/100°C/vel 1.

Añadimos la leche, la sal, la pimienta y la nuez moscada y programamos 6 min/90°C/vel 4

De forma convencional:

En una sartén ponemos la mantequilla hasta que se derrita, después añadimos la harina y rehogamos durante unos minutos. Añadimos después la leche, la sal, la pimienta, y la nuez moscada y removemos con unas varillas manuales para evitar que se hagan grumos. Continuamos hasta que la mezcla espese.

Una vez que tenemos lista la bechamel y la carne procedemos a montar antes de llevar al horno.

Engrasamos una fuente rectangular con un poco de mantequilla, usamos las patatas para ponerlas en el fondo, después ponemos una capa de berenjenas, inmediatamente pondremos la mitad de la salsa de carne. Continuamos con otra capa de berenjenas y ponemos el resto de la carne. Y terminamos con una última capa de berenjenas. Cubrimos con la salsa bechamel y añadimos el queso rallado por encima.

Introducimos en el horno precalentado a 160 grados y horneamos durante unos 20 minutos. Después gratinamos durante 5 o 10 minutos más, hasta que veamos que la superficie aparece dorada.

Sacamos y dejamos unos minutos antes de servir (es una receta que podéis tener preparada en la víspera y sólo volver a calentar al día siguiente).

Espero que os haya gustado.

Lidia de la O. Atrapada en mi cocina.