Muchas veces, a la hora de elaborar postres, nos olvidamos de las personas que son diabéticas o por algún motivo de salud no pueden tomar azúcar. Afortunadamente existen forma de realizar postres para ellas también y que puedan disfrutar de un capricho dulce sin poner en riesgo su salud.

En este caso hemos puesto chocolate sin azúcar y además en el bizcocho hemos usado estevia para endulzar. Desde Steviados nos lo ponen fácil, y ofrecen la estevia en varios formatos. Para añadir en postres en mejor en polvo como la he usado yo. Recordad que la estevia es buena para reducir la hipertensión, apta para diabéticos, tiene propiedades antibacterianas y además en un edulcorante natural que no aporta calorías, por lo que es beneficioso para la salud.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 1 yogur natural sin azúcar
  • 2 envases de yogur vacíos de harina
  • 1 envase de yogur vacío de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 envase de yogur de aceite de oliva virgen extra
  • 3 huevos
  • 15 gr. de estevia en polvo de Steviados
  • 1 sobre de levadura química

Para el relleno:

  • 200 gr. de chocolate negro sin azúcar
  • 100 ml. de nata

Para la decoración:

  • Frambuesas frescas
  • Unas hojas de menta o de estevia

 

PREPARACIÓN:

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 180 grados y después preparamos el molde. Yo he preparado un pastel pequeñito en un molde de 15 cm. de diámetro, si queréis podéis doblar ingredientes y prepararlo en un molde de 22 a 24 cm. de diámetro. Ponemos en la base del molde desmontable papel vegetal y engrasamos los laterales del molde con un poco de mantequilla.

Batimos los huevos junto con la estevia hasta que dupliquen su volumen, y luego añadimos el resto de los ingredientes y la harina, la levadura y el cacao tamizados. Añadimos al molde y horneamos durante 30 minutos o hasta que comprobemos con una brocheta que ésta sale limpia. Desmoldamos 10 minutos después de sacar del horno y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

Una vez frío envolvemos en papel de aluminio y dejamos unas horas o de un día para otro en la nevera para que sea más fácil después cortar.

Pasado este tiempo cortamos el bizcocho en dos rodajas iguales (ayudaros de un cuchillo afilado o de una lira corta tartas). Mientras se atempera el bizcocho preparamos el relleno.

Calentamos la nata hasta casi que llegue a ebullición, retiramos del fuego e introducimos dentro el chocolate cortado a trozos, dejamos unos minutos sin remover y después removemos bien hasta su completa disolución. Dejamos que entibie un poco.

Cuando haya perdido temperatura el chocolate vertemos sobre una de las capas de bizcocho, extendemos bien con una espátula, cubrimos con la otra capa de bizcocho. Y si nos sobra chocolate podemos extenderlo sobre la cobertura. Llevamos a la nevera y sacamos media hora antes de servir. Decoramos con unas frambuesas frescas y con unas hojas de menta o estevia.

Y ya tenemos nuestro riquísimo postre sin azúcar.

Lidia de la O.