Los pasteles de verduras son una idea genial para que los más peques se animen a tomar verduras en su vida diaria, y es que quedan muy bonitos y su sabor es irresistible como este pastel de calabacín que os enseñamos hoy a preparar y que está delicioso.

INGREDIENTES PARA HACER EL PASTEL DE CALABACÍN:

  • 3 calabacines pequeños bio La Caña
  • 1 cebolleta
  • 3 huevos camperos de Huevos Garrido
  • 100 ml. de nata
  • 100 ml. de leche entera Los Pastoreros
  • 100 gr. de queso de cabra La Venta del Chaleco
  • Orégano seco
  • Aceite de oliva virgen extra Campopineda Premium
  • Pimienta
  • Sal
  • Para maridar:
  • Vino tinto Marqués de la Contraviesa Ecológico de Bodegas Cuatro Vientos

Los calabacines que hemos usado para la receta son del Grupo La Caña, en su gama bio. Grupo La Caña es una empresa que contribuye a una alimentación saludable, natural y sabrosa. Empresa que trabaja a nivel nacional e internacional en comercialización de productos hortofrutícolas de primera calidad. A la vez que contribuye al desarrollo sostenible y medio ambiental del sector agrícola y del entorno de la Costa Tropical.

Los huevos que hemos puesto al pastel de calabacín son los huevos camperos de Huevos Garrido, huevos que provienen de gallinas criadas en libertad, donde disponen de espacios libres donde las gallinas satisfacen sus necesidades fisiológicas y de comportamiento.  La empresa granadina es ejemplo para muchas con respecto a la obtención de todos los certificados de calidad necesarios que garantiza la mayor calidad en sus productos, así como la seguridad, la salud, la sostenibilidad y la creación de un entorno medioambiental saludable.

La leche usada para la receta es la leche fresca entera de Los Pastoreros, “leche natural, leche de verdad” como dice su eslogan. La Cooperativa Los Pastoreros, de Fuentevaqueros, lleva más 60 años ofreciéndonos sus productos. Más de 60 años de andadura donde han sido premiados con un sinfín de galardones por su buen hacer. Su leche entera se produce en su propia granja y pasa por un control por técnicos veterinarios para conseguir la máxima calidad. Pasterizada, higienizada y homogenizada en sus mismas instalaciones con sus propios medios en diferentes tipos de envases.

Y el queso que hemos rallado para incorporar al pastel de calabacín es el queso de leche cruda de oveja de La Venta del Chaleco. La quesería de Lanjarón atesora hoy en día numerosos premios internacionales, nacionales, autonómicos provinciales y locales, y todo ello gracias a su buen hacer en los maravillosos quesos que fabrican.

Ya sabemos que uno de los ingredientes imprescindibles en la elaboración de nuestras recetas es nuestro oro líquido, el aceite de oliva virgen extra. Y para esta ocasión hemos usado el AOVE Premium de la Almazara Campopineda., un AOVE que se obtiene de una finca de árboles centenarios, con una mezcla de variedades autóctonas (picual, lucio, lechín, loaime y hojiblanca) que le dan un sabor y un aroma únicos en el mercado actual.

Y para maridar el plato hemos elegido el vino tinto ecológico Marqués de la Contraviesa de Bodegas Cuatro Vientos. Es un vino de color rojo vivo con mucha intensidad y viveza. En nariz presenta frutas rojas frescas, limpio y agradable su aroma. En boca y resultado de la mezcla entre estas dos variedades hay una parte sobria y elegante la cual es aportada por la variedad Merlot y otra parte fresca y vivaz muy singular que aporta la Pinot Noir.

 

PREPARACIÓN DEL PASTEL DE CALABACÍN:

En una sartén con un fondo de aceite de oliva virgen extra rehogamos la cebolleta cortada en juliana. Mientras tanto, lavamos y despuntamos los calabacines y cortamos en rodajas finas. Añadimos a la sartén y rehogamos durante unos quince minutos aproximadamente.

Precalentamos el horno a 180 grados.

En un bol amplio batimos los huevos, añadimos la nata y la leche, salpimentamos y añadimos también orégano seco. Añadimos el queso recién rallado a la mezcla. Vertemos la mezcla de calabacines y cebolleta. Mezclamos bien y vertemos en un molde rectangular que habremos engrasado con spray desmoldante o con un poco de mantequilla.

Llevamos al horno y horneamos durante 30 o 35 minutos aproximadamente (comprobamos que está hecho al pinchar con una brocheta y que esta salga limpia).  Sacamos del horno y dejamos reposar unos diez minutos dentro del molde.

Después desmoldamos y servimos acompañado de una copa de nuestro vino.

Ya veis que no tiene dificultad alguna y es un plato muy completo para tomar acompañado de una ensalada.

Feliz fin de semana.

Lidia de la O.

Atrapada en mi cocina.