En Andalucía somos mucho de puchero, el puchero por lo menos en mi casa se tiene que tomar todas las semanas, incluso en verano, porque nos falta la vida si no lo hacemos, y es que un plato de los de cuchara de toda la vida que pasará de generación en generación. En cada familia se prepara de una forma distinta, pero en esencia es siempre el nuestro, el andaluz.

Fundamental en el puchero es el hueso blanco salado, y los de Salazones Cárnicos Joaquín Álvarez García son geniales, te hacen un caldo exquisito, ya os hablé en otra ocasión que los tienen en varios formatos, entre ellos el cómodo e higiénico formato individual envasado en bolsita.

Y que sería del puchero sin su pringá, pues parte de ella es este tocino fresco que hemos puesto de Carnicería Loli de Alhama de Granada. Dedicada a la especialidad en carnes selectas y embutidos caseros, su proceso de trabajo empieza una vez que llega el cerdo sacrificado del matadero, con el que posteriormente elaboran sus embutidos caseros, continuando con la tradición que sus familiares hacían en casa.

Y la morcilla es otro elemento importante en nuestro puchero, y en esta ocasión la hemos traído de Huetor Tájar, de Cárnicas Genil. Desde 1988 Cárnicas Genil trabaja con un único fin: satisfacer a sus clientes y no defraudar la confianza que ponen en ellos. Para ello utilizan solo la mejor y más natural materia prima, elaborando sus productos de la manera más tradicional y artesanal posible.

Las patatas que le hemos puesto son Patatas Eduardo Sanz, patatas cuyo envase de papel tiene unas propiedades que mejoran sensiblemente la conservación de la patata. Evita el verdeo del tubérculo, impidiendo la exposición a la luz, reduce la germinación de la patata y favorece una mejor conservación de la calidad culinaria de la misma

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 300 gr. de añojo de ternera
  • 800 gr. de pechuga de pollo sin piel
  • 1 trozo de tocino saldo
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 230 gr. de tocino fresco de Carnicería Loli
  • 1 hueso salado de Salazones Cárnicos Joaquín Álvarez García
  • 250 gr. de garbanzos puestos en remojo la víspera
  • 3 litros de agua
  • 1 morcilla fresca de Cárnicas Genil
  • 150 gr. de arroz
  • 3 patatas Eduardo Sanz
  • Sal

PREPARACIÓN:

Añadimos el agua a un olla y todos los ingredientes menos la morcilla, las patatas y el arroz. Ponemos a fuego medio bajo durante una hora o una hora y media, quitando la grasa que vaya saliendo a la superficie con una espumadera.

Pasado este tiempo pelamos las patatas y la cortamos en trozos chascando ligeramente los trozos para que luego espese el caldo naturalmente. Añadimos al caldo, y dejamos que se cocinen.

Cuando las patatas estén tiernas añadimos el arroz y dejamos cocer. Cinco minutos antes  de retirar del fuego el puchero añadimos la morcilla para que se caliente. Rectificamos de sal.

Servimos en un plato hondo, reservando el tocino, la morcilla, y las carnes para tomar después, a modo de segundo plato, el de “pringá”.

Lidia de la O