Uno de los platos de cuchara típicos de la cocina granadina es el puchero de hinojos. La temporada de hinojos se extiende de enero a abril, por lo que aprovechando el frío que está haciendo aún, hemos preparado uno de esos platos contundentes de nuestra gastronomía. Esta receta va pasando de generación en generación y es bueno tenerla por escrito para no perder nuestras joyas gastronómicas.

INGREDIENTES PARA PREPARAR EL PUCHERO DE HINOJOS (PARA 4 PERSONAS):

  • 250 gr. de garbanzos en remojo desde la víspera
  • 150 gr. de habichuelas secas en remojo desde la víspera
  • Hinojos (un buen manojo de la parte verde)
  • 4 patatas medianas
  • 100 gr. de arroz aproximadamente
  • 1 hueso blanco salado de Salazones Cárnicos Joaquín Álvarez García
  • 450 gr. de cabezada de cerdo
  • 250 gr. de tocino
  • 2 morcillas
  • 1 hueso fresco de espinazo
  • Sal (opcional)
  • Para acompañar el puchero una copa de vino tinto Los Pedros de Bodegas Carayol & Castellar

Los huesos salados son de Salazones Cárnicos Joaquín Álvarez García, una empresa del Altiplano granadino que desde 1995 se dedica a la elaboración de huesos salados de canilla de cerdo. Gracias al clima de la zona se consiguen unos huesos salados de forma natural y con una extraordinaria calidad, que además podemos encontrar envasados individualmente.

El plato lo hemos maridado con un vino tinto de la tierra de Granada, el vino tinto Los Pedros de las Bodegas Carayol & Castellar, ubicadas en Galera y famosa por sus vinos espumosos, pero también por hacer vinos tintos y blancos de estupenda calidad, como este de Los Pedros, nombre en honor a las tres generaciones de Pedros que hay tras la bodega.

 

PREPARACIÓN DEL PUCHERO DE HINOJOS:

En una olla ponemos los garbanzos y las habichuelas secas que habremos puesto en remojo la víspera. Añadimos el hueso salado y la pringá (tocino, carne, hueso de espinazo fresco, las morcillas las añadiremos al final de la cocción). Cubrimos con agua fría y ponemos a fuego fuerte hasta que rompa a hervir. Bajamos el fuego y con la ayuda de una espumadera desespumamos. Vamos agregando agua según pierda en la cocción. Más o menos estaremos así durante una hora.

Mientras tanto iremos preparando los hinojos, lavamos bien. Si son tiernos no necesitaremos escaldarlos, pero en caso de que no lo sean los escaldamos en agua caliente durante unos minutos para que suelten el verdín.

Con las legumbres ya casi cocidas ponemos los hinojos escurridos de agua y troceados en la olla y dejamos durante una media hora más o menos. Añadimos después las patatas cortadas y dejamos en el fuego comprobando que se vayan cociendo, y teniendo en cuenta que habrá que ir reponiendo agua si vemos que se nos va a quedar sin ella. Sobre todo, porque todavía nos queda añadir el arroz.

Cuando las patatas estén tiernas añadiremos el arroz (al gusto, no pongáis mucha cantidad para que el puchero no nos quede sin caldo) y dejamos hervir.

Antes de que se pase el arroz retiramos del fuego y añadimos las morcillas que habremos cocido aparte y dejamos reposar con la olla tapada.

Servimos un buen plato con su pringá acompañado de una copa de nuestro vino y disfrutamos de una comida estupenda.

Lidia de la O.

Atrapada en mi cocina.