Esta semana os enseñamos a preparar una tarta clásica de repostería, la tarta de limón y merengue. Se trata de una tarta con una base de masa quebrada, una deliciosa crema de limón y que va coronada con una decoración de merengue italiano. Os enseño a preparar la masa y la crema también en Thermomix porque os aligerará el trabajo. El merengue también podéis hacerlo en la Thermomix, pero os recomiendo usar una batidora de varillas para un mejor resultado.

INGREDIENTES PARA LA TARTA DE LIMÓN Y MERENGUE:

Para la masa quebrada:

  • 150 gr. de harina de trigo de Las Torcas
  • 75 gr. de mantequilla fría
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 50 gr. de agua

Para la crema de limón:

  • 160 gr de azúcar
  • La piel de 2 limones sin nada de parte blanca de limones de Las Torcas
  • El zumo de 2 limones de limones de Las Torcas
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 2 huevos

Para el merengue:

  • 300 gr. de azúcar
  • 100 ml. de agua
  • 4 claras de huevo

La harina de trigo que hemos usado para elaborar la masa quebrada proviene de Las Torcas, al igual que los limones ecológicos de la Alpujarra que hemos usado para la deliciosa crema de limón. La Cooperativa se encuentra en Órgiva, en plena puerta de La Alpujarra granadina, y en ella podemos encontrar una variedad amplísima de productos ecológicos. Y además tienen tienda on line, una ventaja estupenda que nos permite disfrutar de todos sus productos de temporada durante todo el año.

PREPARACIÓN DE LA TARTA DE LIMÓN Y MERENGUE:

Lo primero que prepararemos la víspera será la crema de limón, así con el paso de las horas cogerá cuerpo.

Preparación en Thermomix o similar:

Ponemos en el vaso el azúcar y programamos 20 segundos, a velocidad progresiva 5-10, hasta conseguir convertirlo en azúcar glass. Agregamos las cáscaras de limón y trituramos 15 segundos a velocidad 9. Ahora añadimos la mantequilla y el zumo de limón y mezclamos durante 1 minuto a velocidad 2. Añadimos los huevos, mezclamos durante 10 segundos a velocidad 4. Programamos 7 minutos a 80 grados, velocidad 2. Pasamos a un bote o bol y tapamos bien, cuando se enfríe meteremos en la nevera hasta su uso.

Preparación de forma convencional:

Rallamos la piel del limón y añadimos al azúcar (usaremos azúcar glass para no tener que triturarlo). Añadimos a un cazo el zumo de limón, la mezcla de azúcar y ralladura de limón, añadimos también los dos huevos y ponemos al fuego, al baño María, hasta que comience a espesar, sin que llegue a hervir. Entonces añadimos la mantequilla e integramos. Una vez cuajado todo sacamos del cazo y ponemos en un tarro hermético, dejando que se enfríe totalmente antes de introducirlo en la nevera.

Al día siguiente prepararemos la masa quebrada.

Preparación de la masa quebrada en la Thermomix o similar:

Pondremos en el vaso la harina, la mantequilla, la sal y el agua. Mezclamos 10 segundos a velocidad 4. Retiramos la bola de masa del vaso y la envolvemos en film transparente. Llevamos a la nevera durante una hora aproximadamente.

Preparación de la masa quebrada de forma tradicional:

Si la preparamos a mano, sólo tenemos que mezclar los ingredientes con un tenedor y luego amasar a mano hasta que nos quede una masa elástica. Y procederemos de la misma forma, envolviendo en film transparente y llevando a la nevera.

Pasado este tiempo sacamos de la nevera y ponemos la masa entre dos papeles vegetales, estiramos con un rodillo hasta que nos quede un círculo más grande que el molde. Enmantequillamos el molde. Quitamos uno de los papeles vegetales de la masa y adaptamos al molde la masa, quitando también el de arriba. Una vez que hayamos adaptado la masa al molde, pasamos un rodillo por lo extremos para quitar el sobrante de masa. Tapamos la masa con uno de los papeles vegetales, ponemos peso encima, por ejemplo, unos garbanzos y llevamos al horno previamente precalentado a 180 grados durante quince minutos. Pasado este tiempo quitamos el peso y horneamos otros 5 minutos más.

Sacamos la masa y dejamos enfriar totalmente.

Una vez fría rellenamos con la crema de limón, alisando la superficie con una espátula para que quede lisa. Llevamos a la nevera mientras preparamos el merengue italiano.

Preparación del merengue italiano:

Para ello preparamos un almíbar con el azúcar y el agua, y hay que hacerlo a punto de bola, o lo que es lo mismo, a 118º, si tenemos termómetro para saberlo, en caso contrario, habrá que hacerlo casi a ojo, comprobando que el almíbar forma una bola cuando lo cogemos entre los dedos.  Un poco antes de que alcance este punto, pondremos a montar las claras y después añadiremos el almíbar en forma de hilo sobre las claras, sin dejar de batir, y seguiremos montando las claras hasta que éstas se hayan enfriado, tardará bastante en enfriarse, por lo que hay que tener muchísima paciencia. Una vez que esté frío meteremos en una manga pastelera y decoraremos la tarta con él. Quemamos con un soplete.

 

La tarta queda deliciosa con el contraste del merengue dulce y la crema ácida, espero que la hagáis pronto.

Un saludo.

Lidia de la O.

Atrapada en mi cocina.