Dicen que no hay mal que por bien no venga, y este confinamiento nos está llevando a comer más sano, a preparar todo en casa y a huir de platos preparados y bollería industrial, tan dañina para nuestros niños y para nosotros mismos. Las magdalenas caseras son una de las recetas estrella de esta época,