Dicen que no hay mal que por bien no venga, y este confinamiento nos está llevando a comer más sano, a preparar todo en casa y a huir de platos preparados y bollería industrial, tan dañina para nuestros niños y para nosotros mismos. Las magdalenas caseras son una de las recetas estrella de esta época, y nosotros hemos preparado hoy unas riquísimas magdalenas caseras de café.

El café que le hemos puesto a nuestras magdalenas es el de Sol y Crema, la empresa motrileña ha vuelto a abrir sus tiendas en Motril y sigue distribuyendo a otras provincias con la misma normalidad de antes del confinamiento. Por lo que podemos disfrutar del café en todos sus formatos, en grano, molido, en capsulas…y de todas sus variedades.

 

INGREDIENTES (para 15 como las de la foto, si usáis moldes más pequeños os saldrán unas 20 o poco más):

  • 125 ml. de café ya hecho Sol y Crema (podéis poner la variedad que prefiráis, incluso descafeinado)
  • 125 ml. de leche
  • 250 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 250 gr. de azúcar
  • 4 huevos
  • 400 gr. de harina común
  • 10 gr. de levadura química
  • Azúcar para espolvorear

PREPARACIÓN:

Batimos el azúcar con los huevos hasta que éstos se vuelvan espumosos. Añadimos entonces el aceite y seguimos batiendo, una vez integrado éste añadiremos la leche y el café y batiremos hasta integrar todo.

Tamizamos la harina y la levadura y vamos añadiendo a la mezcla anterior con una espátula, y con movimientos envolventes. Cuando esté todo integrado metemos la mezcla en una manga pastelera.

Preparamos los moldes de magdalenas y los introducimos dentro de un molde rígido para magdalenas, rellenamos con la manga cada molde hasta dos tercios de este. Añadimos un poco de azúcar por encima y horneamos en el horno precalentado a 200 grados durante unos 25 minutos o hasta que las magdalenas estén doradas. Sacamos y dejamos enfriar totalmente.

Algunos consejillos para que vuestras magdalenas os salgan perfectas:

  • Independientemente del molde que uséis, tanto el que yo he usado o el tradicional rizado de magdalena, tenemos que introducirlo dentro de moldes rígidos, con seis o doce cavidades que lo podemos encontrar en cualquier almacén, eso evitará que la magdalena se deforme al hornearse.
  • Otro truco es ponerlo en la parte más baja del horno, así subirá más uniformemente.
  • Si queréis que os salga más copete podéis dejar la masa reposar en la nevera durante toda la noche o una hora como mínimo, ese reposo le vendrá bien a la masa.
  • Y otro truco que a mí me va muy bien para que no se bajen las magdalenas después de sacar del horno es poner el ventilador en los últimos tres minutos de horneado, lo que hace que se doren por arriba creando una costra que evita que se bajen.

Espero que con estos consejos os salgan unas magdalenas perfectas.

Feliz fin de semana.

Lidia de la O.